Acorralado entre la espada y la pared

Acorralado entre la espada y la pared es una situación que no se la desea a nadie. Estar metido en un problema o no saber qué hacer con lo que lo tiene mal ya sea personal, familiar o de negocios es algo muy incómodo. En esto no necesariamente tiene que ser algo grave porque puede ser una simple decisión en la cual no sabe qué hacer.

Estar acorralado entre la espada y la pared es un punto en el cual cualquier decisión que tome le dará el mismo resultado pero, siempre queda una última opción que justamente es la que no quiere hacer, entonces para desgracia es o lo hace o no que en último de los casos uno termina por hacer lo que no quiere.

La espada y la paredCuando uno llega a ese punto quiere decir que es hora de un cambio y no por salir corriendo como un cobarde si no que, ya no debe estar en el lugar que está. Hay momentos en que es mejor así porque las cosas no salen por el gusto de salir. Generalmente pasa en los casos en que uno se deja llevar por la marea de las circunstancias.

Es diferente cuando uno aprende a llevar su destino o lo crea a su manera. Más fácil es lo primero porque no es fácil crear su propio destino, para que llegue a eso primero tiene que conocerse muy bien. Hay una frase en la que dice que cuando uno conoce a su enemigo es fácil conquistarlo pero, es muy difícil la conquista cuando no se conoce uno mismo.

Aquel que se conoce así mismo es un sabio por lo tanto se le haría muy sencillo crear su destino y si no puede nunca es tarde para empezar a conocerse. En mi caso si he estado en esa situación en algunas ocasiones, una de ellas fue en una transacción de dinero por intermedio de cheques que por un pequeño error en una decisión.

Ya que me sentía  acorralado entre la espada y la pared que en este caso si decía si, significaba un problema el cual no sabía de qué magnitud, si decía no, era otro problema de igual forma aunque después de tanto tiempo pienso que hubiera sido la mejor opción, por lo tanto tome el que creía que era la menos problemática.

Por esa decisión tuve un problema que me duró más de dos años incluido abogado y juicio con tres personas diferentes, las cuales no tenían nada que ver con el inicio del suceso  pero que la persona que intervino se las ingenió para meterlos, sin contar que los tres son (creo que todavía viven ya que ha pasado 25 años) millonarios.

Quien iba a pensar que por una decisión que tomé pensando que era la más idónea resulto la peor. Para evitarse esas anomalías es muy bueno fijarse muy bien que es lo que hace y con quien. En otra ocasión me tocó perder cerca de 90.000 dólares todo por tomar una decisión, la cual no tenía otra alternativa más que confiar en otra persona sin tomar las medidas preventivas, por si acaso resultaba mal la negociación pero no, no lo hice confiado en lo que me decían de dicha persona, en total me sentía acorralado ente la espada y la pared.

Sé que te puede interesar este vídeo:

Has click en la imagen youtube

 Vídeos

 

 


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *