Amor platónico

El que no haya tenido un amor platónico, que levante la mano. En nuestra juventud hemos tenido experiencias muy diversas y pienso que una de las más tiernas y tontas es tener un amor platónico.

Claro que en esos momentos uno no lo ve de esa forma, pero ahora ya cuando ha pasado un chorro de años, nos acordamos y muchas veces nos reímos sin dejar de lado la nostalgia.

Amor desconocidoQuizás para muchas personas no sea de importancia el recordar porque posiblemente les fue mal, pero eso no quiere decir que la experiencia para otros si fue por lo menos ilusionante.

La experiencia que se pasa es de lo más intensa sin llegar a ser enfermiza.  Aquel que es flechado por un amor platónico generalmente, en el fondo y no mucho es una persona tímida.

La timidez es un miedo en menor grado pero es perenne, es decir lo tiene siempre presente aunque usted no se dé cuenta.

El tímido se mantiene un poco alejado de lo que supone le puede afectar emocionalmente, aunque esté brutalmente atraído hacia algo o alguien y se siente bien con ver de lejos. Nunca hace daño es más tiene miedo de hacerlo.

El tener miedo de hacer daño lo convierte en presa fácil de los abusivos pero, el tímido es un león dormido a menos que esté totalmente atemorizado pero es muy raro. Ahora ¿El amor platónico es producto de la timidez?

En mi opinión si, al menos esa es mi experiencia y la que he contactado por medio de los pacientes, si hay otra forma de llegar al amor platónico no la conozco. El amor platónico es muy raro.

Hace muchos años conocí a una chica que ni siquiera era amiga mía, simplemente la vi a distancia de una pedrada, ¿Le parece muy lejos? No lo creo porque para mí era cómo que la tenía a mi lado.

Diría que son cosas del amor, que nos hace soñar cómo tontos y más que tonto porque nunca le dije nada. Para que tengan una idea de cómo era la chica; Una chica delgada, de piel blanca, tenía el pelo bien largo y súper lacio con el color negro azabache.

Se vestía de negro y nunca la vi con vestido al menos en los cuatro años que la vi, no, tenía un caminar como que modelaba o sea, era igual como ver a Morticia Adams con la diferencia que usaba jean negro, chaqueta y blusa negra.

Es increíble cómo me acuerdo al detalle. Bien así funciona un amor platónico, ¿Saben que hubo  muchas oportunidades de acercarme a ella, por intermedio de sus amigos que eran conocidos míos?

Pero más fuerte era mi escudo protector de la timidez, que me impedía que yo diga ¡Sí encantado! Más bien decía ¡No estás loco! Y por dentro el corazón se me quería salir del pecho de la emoción.

La única vez que la vi tan cerca al extremo que me emocioné fue cuando por coincidencia, nos topamos en un lugar que vendían hamburguesas, distancia de impacto…2 metros y nada más, las piernas me temblaban.

Tenía taquicardia pero no importaba porque  para mí, fue el momento más intenso y hasta soñé con ella esa noche. Pensándolo bien fue algo increíble y emocionante en su momento, pero también algo un poco frustrante.

Esto por no haberme  lanzado a decirle que me cae mal, por no ser dueño de su mirada y creo que nunca se dio cuenta de que existía, bueno que más da pues así es el amor platónico. Es algo tonto, emocionante, bonito por la ilusión y a la vez triste.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *