Cómo enfrentar un reto

Vivimos la vida de una forma en la que siempre buscamos cómo seguir adelante, aunque muchas veces no sabemos por qué suceden las cosas que pasan a nuestro alrededor, en este caso pienso en que no es lo que tratamos de hacer en la vida sino cómo enfrentamos los retos en la vida, recuerden que muchos de ustedes incluso yo hemos tenido proyectos en los cuales no han salido bien que se diga.

Ahora, ¿Cuál es el punto en esto? Pues que no es cuestión de tener la capacidad para iniciar un plan, en los cuales nunca se pensó en cómo resolver los eventuales obstáculos. En algunos casos cuando suceden problemas de inicio o cuando ya se está plantado, de pronto vienen ciertos inconvenientes y desde luego que se convierten en verdaderos rompecabezas.

Los retosLos verdaderos problemas son así porque nosotros lo queremos ver así, por tanto cuando quieren salir avante en estos inciertos obstáculos, se les hace difícil y hasta en momentos llegan a sentirse perdidos. Ahora, ¿Cómo enfrentar un reto? Primeramente los problemas no son problemas lo que son es oportunidades.

Al menos en el caso de una persona que siempre quiere llegar a alguna meta o desarrollar proyectos, para él, los problemas son retos por lo tanto dejan de ser problema, para pasar  a ser el punto de cómo resolver y desde ya la solución empieza a salir de su mente. El hecho es que usted ve que hay una solución sin siquiera saber que la hay.

Su mente siempre encuentra el camino. Desde el primer momento en que usted resuelve su primer reto, su mente se adapta a ver en dónde hay más retos y aunque no lo crean, cuando se pone activo hasta los problemas empiezan a dar retro y eso es porque la palabra problema para usted deja de ser importante.

En circunstancias de mi vida, hubo un momento en que me aparecían los problemas por todos lados y digo problemas, porque para mí en esos tiempos si lo eran pero llegó un momento en que ya no soportaba, hasta que me di cuenta que mientras más me preocupaba, peor se hacía, por lo tanto, pensé que no todo tiene que ser de color gris cómo parece.

Entonces empecé a ver desde otro punto y me di cuenta que lo que se llama problema, en sí es una prueba y como tal se convierte en reto, por lo tanto, tuve que poner a prueba mi capacidad de resolver retos. Mi caso lo tomé sin querer como si fuera una aventura y ahí es que se hace divertido el resolverlos ¿No lo creen?

Si ustedes no lo creen es porque se han pasado la vida lamentándose al extremo de adaptarse al medio de los problemas. Cuando uno ve un caso cómo problema, lo único que ve es que la salida está muy lejos que ni siquiera parece alcanzable, como también lo puede ver como un castigo divino y mientras se ubique en ese punto, siempre estará lamentándose de su desgracia.

Entonces para los que sí han captado la idea, desde ahora en adelante los problemas o la palabra “Problema” ya no existe, lo que existe es retos por el cual mientras más increíble que parezca más emocionante será la solución.

No existe un reto sin solución porque lo único que existe es la incapacidad por lo tanto lo que tenemos que ver es cómo enfrentamos los retos. Al menos si hay personas en que la vida la ven de un solo camino.

Estas personas por lo general creen que todo tiene que ser de primera mano, esto es según ellos, que debe ser con la experiencia por eso como saben que no saben se la pasan tonteando y hasta dañando (experiencia) hasta que se ven obligados a pagar a una persona para que haga lo que no pudo.

Cuando alguien es inútil, aunque tenga un título académico, cree que todo es simple solo que para esta persona no lo es, por esto cuando se mete en algo se da por vencido porque no sabe qué hacer.

Cierto día, un doctor en medicina quería hacer un ajuste en su mesa de operar, me pidió prestadas unas herramientas y después de varias horas, me llamó para que vea que era imposible hacerle el ajuste.

Después de mucha insistencia ya que no quería ir porque ya lo conozco, acudí solo para saber qué era lo imposible, me acerqué a ver que era lo que pasaba y que creen, cogí un desarmador, apreté y solté y ya estaba hecho el ajuste. La vergüenza que sintió fue evidente, clara señal de que es incapaz de enfrentar un reto.

Por lo general las personas así son de actitud cerrada, no admiten que puede haber algo más allá de lo que se ve, por esto es que lo importante en la vida de ellos solo es lo que ven en su delante, fatal error.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *