Cuando el miedo te hace callar

La impotencia es muy cruel ya que es el producto del miedo y mucho más cuando el miedo te hace callar. Si nos ponemos a ver a las personas que van por los caminos, ¿Cuántas de ellas estarán llenas de temor o miedos? Es increíble el tener que escuchar historias de personas que en apariencia se ven tan normales como cualquiera de nosotros.

En el tiempo que tengo atendiendo a personas y por el contacto que se tiene a diario con gente que pasa por mi lado, he aprendido a darme cuenta o identificar a las personas que llevan secretos dentro de su cerebro, ¿Guardados por quién? Pues por la mente que haciendo mérito a su capacidad, guarda los recuerdos amargos en lo más hondo de su cerebro con códigos especiales para ser usados en otra ocasión.

El miedo callaEn algún momento expliqué que tu mente no sabe que parte te hace daño o te puede hacer el bien, simplemente sabe que te sirve para tener emociones, a eso se debe que cuando alguien cuanta un chiste muy bueno a un grupo de gente, todos se ríen pero el chistoso lo vuelve a contar al mismo grupo y solo unos cuantos se ríen.

Después de unos minutos el mismo chistoso lo vuelve a contar y ya nadie se ríe, pasan unos minutos y lo vuelve a contar pero esta vez la gente se lo queda mirando como bicho raro, luego el chistoso dice “Que raro, cuando lo conté la primera vez todos se rieron, después se rieron pocos luego ya nadie para terminar que me miran como algo raro, ¿Entonces por qué cuando les pasa algo malo siempre lo recuerdan y cuando más lo hacen más sienten que es algo malo, pero sin embargo lo siguen recordando?”

Generalmente pasa porque la risa es espontanea y muy natural por lo tanto lo que necesita para reírse es muy poco, en cambio para sufrir intervienen muchas cosas empezando por la cantidad de músculos que necesita su cara para demostrar que algo no le gusta, sin contar que su corazón, estomago y sistema nervioso trabajan a una velocidad increíble, por lo tanto es más evidente que algo pasa y eso es lo que registra su mente.

Ahora, cuando una persona ha tenido  percances que han marcado su vida, que nunca han podido encontrar la forma de cómo salir de ese problema interno, entran en un círculo vicioso que hace que su actitud sea cualquier cosa menos lo que sus allegados esperan que sea, generalmente esto pasa cuando el miedo te hace callar.

El miedo te puede hacer que nunca digas nada a nadie aunque pienses que sería lo mejor el decir lo que te ha pasado. He sido testigo por atención del caso de una persona que ha sido violada por ocho ocasiones en el lapso de 18 años, empezando a los siete años de edad, ¿Piensan que si en alguna ocasión dijo algo a alguien?

Según su versión, cuando fue violada la segunda vez por el mismo tipo, si hizo un comentario a su madre pero fue rechazada de inmediato por parecerle absurdo ya que el implicado fue su abuelo, es más fue amonestada por tal mentira lo que hizo que se asuste más de lo que ya estaba.

De ahí para adelante fue presa fácil para otras personas que abusando de su actitud tímida abusaban de ella, convencidos de que no iba a decir nada y tenían razón. En un  momento le pregunté ¿Por qué no dijo nada de lo que le estaba pasando? La respuesta fue simple y sencilla, “No sé, creo que tenía más miedo a lo que iban a decir mi familia”.

Ahora desde luego que cuando le pasaba esto era amenazada pero de la forma más tonta como “No le digas nada a nadie porque te puede pasar algo” de esta forma cuando era muy niña y cuando era adolescente, “No le digas nada a tu mamá porque se puede morir” después ya no necesitaba de amenazas, sólo se refugiaba en si misma lamentándose de lo que había pasado.

El caso es que su miedo era tan fuerte que con poco y nada se cerraba en su yo interno. Hay que anotar algo que pienso que es clave para que una persona actúe de esa forma, por lo que sé ella no terminó la escuela lo que significa que no tenía con qué defenderse, al menos para mí el conocimiento es un arma muy poderosa, que puede ayudar como destruir sólo depende de cada quién por lo tanto, toma mucha atención cuando el miedo te hace callar.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *