Cuando la improvisación funciona

En algunos casos nos hemos dado cuenta, que aunque queramos aplicar un método o forma para realizar algún proyecto o trabajo, no funciona o queda a medias los resultados. También nos ha pasado que de pronto algo pasa y no sabemos cómo reaccionar ante el intempestivo, muchos simplemente se encojen de hombros y tiran la responsabilidad a otros.

En este caso si no están preparados tendrán que pedir ayuda a cualquier persona o entidad, que a la larga les resulta caro. Hay momentos en que la solución está en nuestras narices y no la vemos.

La improvisación Eso pasa cuando no hemos despertado nuestra mente para que funcione en eventos de ésta naturaleza. No puedo hablar por todos pero si por mí, por lo tanto en lo que me he dado cuenta es que la mejor forma de hacer despertar la mente para estos casos, es con la observación.

En este caso si voy a utilizar el término “Tiene” que por costumbre dedicarle un tiempo a la observación, tanto física como mental. Métodos para aprender a observar está en un Ebook que escribí que se llama “Como crear mi empresa” ahí detallo la forma más práctica sobre lo uno y lo otro.

Claro que sin dejar de lado la lectura con visualización, que también lo describo en dicho Ebook. Poco a poco usted se dará cuenta que su punto de vista se acrecentó al grado que se le hace fácil improvisar.

Ahora, cuando usted ve un problema enfrente suyo no sólo ve el problema en sí, sino que también ve la solución que ya está preparada para ese problema, pero cuando le sale algo diferente usted mismo empieza a ver una posible solución basado en la improvisación.

Hay casos en que lo improvisado funciona mejor que el original. Improvisar es como que le da un toque diferente a las cosas pero el resultado difiere muy poco del esperado, ahora si el resultado es diferente pero mejor entonces que sea bienvenido.

Los mejores resultados cuando la improvisación funciona es en lo que se relaciona con el convivir diario de cada persona, en la oficina, en el trabajo de planta. Ahora si piensa improvisar en algo mecánico interno ahí sí que no se va  a poder.

Esto porque todo funciona milimétricamente y no puede poner una pieza que no es o improvisar con otra, simplemente no funciona pero, si puede improvisar que esa máquina tenga una función adicional de la que ya se ha programado, sólo tiene que observar.

Yo trabajé con emulsiones fotosensibles por muchos años, siempre me dijeron que la sensibilidad se conseguía con bicromato de amonio y no con el potasio, bueno el caso es que tiene una reacción diferente.

El punto es que la sensibilidad tiene un color amarillo yema y mientras más amarillo encendido es, resulta mejor. Un día no tenía el componente químico y tenía que entregar un trabajo de matricería al día siguiente, no había dónde comprar por ser domingo.

Entonces se me ocurrió que si la emulsión es amarillo yema, ¿Por qué no se puede poner una yema de huevo y darle el color que se quería? Yo no sé el componente de cada uno pero me fijaba más en el color que en mi ignorancia.

El resultado de esto fue que se consiguió un resultado excelente de sensibilidad pero, con la diferencia que en vez de trabajar con una luz especial preferí trabajar con la original, eso era con el Dios sol, fue perfecto porque el corte que dio a la imagen fue de 100% vuelta que con el químico rara vez se llega a 95%. Con eso aprendí que no siempre se puede regir a algo establecido cuando la improvisación funciona.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *