Cuando se creen ser grandes

Hay una diferencia abismal entre ser grande a cuando se creen ser grandes. La diferencia según mi punto de vista es que cuando se es grande uno ni siquiera se da por enterado, a no ser por alguien que se lo diga o reconozcan su trayectoria por lo tanto, es la gente la que lo ubica en el sitial dónde se merece que debe estar.

Ahora, hay muchas formas como alguien puede situarse en un punto de observación y la que más he comprobado que resulta, es cuando se hace bien las cosas sea lo que sea porque hasta para pasar un vaso que contenga agua, se lo debe hacer con clase y no a lo quechúc (Los sudamericanos ya saben a que me refiero) es decir a la maldita sea.

Ser grandeHay algo que nunca cambia, cuando una persona es mediocre en algo lo será siempre en todo, a menos que le suceda algo que le da mucho que pensar y eso le enseña algo valioso en la vida, por lo tanto cambia. Cuando se creen ser grandes pues es el claro ejemplo de las personas que dicen lo que son, cómo pidiendo reconocimiento y más que todo ven las cosas de una manera con poca importancia, ya que ellos son el eje principal de donde se paran.

Uno de los puntales para que una persona llegue a pensar que es grande es porque su vida ha tenido algunos tropiezos en la vida, entonces en la mayor parte de su vida ha tenido que luchar con más caídas que triunfos, por eso es que cuando llegan a un punto de éxito y que no es grande ni significativo, su ego se inflama de emoción y cree que todos tienen que reconocer su valía.

Incluso llegan a ver a los demás que está seguro que no lo conocen o que sabe que están por debajo de él o de ella por tanto sienten que son superiores sin serlo de verdad. Una persona así, se ubica en un pedestal de triunfo cuando lo justo o normal sería que alguien externo lo ponga ahí para que su reconocimiento sea más fuerte.

El ser humilde no significa que sea tonto por lo tanto no se puede alabar a alguien que sabe que no tiene los méritos, con mucha razón a una persona que si tenga la capacidad y que alguien la quiera poner dónde la persona sabe que no es su lugar, es un error. Hay una forma de representación de cuando se creen grandes y esa es cuando se confunde el tener dinero.

Que en este momento no importa cómo, lo que importa es que confunden con el tener méritos. Piensan que con el dinero son acreedores de títulos ciudadanos el cual no tiene nada que ver con ser grandes y peor ser reconocidos por los demás. Hay momentos que no se necesita que la gente lo haga, sólo es necesario que las personas indicadas y que a veces son muy pocas reconozcan algo de ese alguien que tal vez necesite una pequeña sonrisa sincera.

Con esto evite al máximo ubicarse o subirse a un pedestal sin que nadie se lo haya pedido. Es mejor sentir que uno es valioso y más que todo seguro de que lo que hace está bien hecho, porque el reconocimiento viene a paso lento pero llega pero, para que esto se realice con normalidad usted tiene que sentir, suspirar y emocionarse con lo que hace así nadie sienta lo mismo que usted.

Hay hombres que de verdad son o lo fueron grandes y que en algunos casos el tiempo se ha encargado de darle sus merecidos reconocimientos, tales como: Simón Bolívar, Napoleón Bonaparte, Bruce Lee, Martin Luther King, Malcom X,  Israel kamakawiwo’ole o Nikola Tesla. Así puedo seguir poniendo nombres de grandes hombres que hicieron historia aunque ellos nunca pidieron notoriedad, la humanidad se encargó de ello, ¿Saben lo increíble? Pues que ellos nunca decían que eran grandes y ese es el problema de algunos cuando se creen ser grandes.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *