Cuando se habla con las paredes

Que mal se siente cuando se habla con las paredes. La verdad no tengo idea desde cuando las personas perdieron el interés por aprender, pero si sé que ya es mucho tiempo. Es frustrante cuando alguien tiene el afán por pasar conocimientos y es detenido por seres que no tienen ni el más mínimo deseo por aprender.

Muchos de esos seres que por casualidad son humanos que en medio de su torpeza creen que lo que han aprendido es todo, sin darse cuenta que hay mucho por delante. Estoy bien seguro que nadie tiene todo el conocimiento ya que es inmenso y ni toda la vida le alcanza para aprender un poco más pero, si es verdad que se hace todo lo posible por aprender algo más de lo común.

Las paredesPara alguien que de pronto se da cuenta que hay una interesante emoción cuando se entera de algo que puede ser verdad y no me refiero a los chismes, me refiero a lo desconocido, a lo que se nos ha ocultado por intereses mezquinos de ciertas instituciones mundiales, que no les interesa que la gente común sepan cómo funciona todo a nuestro alrededor.

Está claro que mientras más ignorancia exista en la humanidad siempre será gobernado con sencillez y simpleza. Una persona nunca deja de aprender porque los conocimientos son inmensos e inmortales por lo tanto, es deber de todos el desear aprender y si usted lo desea pues su deseo se cumple, ya que siempre habrá alguien o manera de que la información le llegue a sus manos.

El conocimiento es energía y mientras más sepa más fuerte se sentirá en su interior. Cuando se habla con las paredes se pierde algo de esa energía por el mismo hecho de hablar, el tiempo que se emplea y el deseo generoso del que se dispone para hacerlo es energía pura, ¿Creen que no cansa hablar? Pero no sería tanto cuando se lo hace frente a alguien que está dispuesto a escuchar.

Para muchos es chocante que alguien le converse de algo que aprende y peor si es algo que se sale de sus parámetros, parámetros que se han formado a medias y diría a cuartos ya que fuimos educados a conveniencias de las llamadas instituciones, que por sus intereses sólo lo hicieron de acuerdo a su propia historia.

Hay momentos que me he puesto a pensar y me refiero a este tema, ¿Por qué las personas que consideran ridícula la información que alguien se las ofrece, no se toman el tiempo de investigar si hay algo de cierto en lo que ha escuchado? La gran mayoría no lo hace y creo saber por qué no lo hace.

Una de las razones pienso que no consideran de valía a la persona que se la ha comunicado, otra de las razones pienso que es porque fueron tan bien educados y no me refiero a aprendizajes, sí no a programas que fueron instalados ya sea por el temor que le fueron creados si no lo hacen cómo les enseñaron.

Por lo tanto simplemente lo hacen como robot que cuando escuchan algo que se va en contra de lo que supuestamente aprendieron, salta el sistema de defensa rechazando  a raya sin dar el tiempo a su mente, que razone si hay o no una probabilidad de verdad en lo que han escuchado y eso, es debido al miedo que le han infundado.

Las paredes están o se diseñaron para separar un lado del otro y lo más triste, es que también están para retener cualquier cosa que deba estar en el lugar que está, o detener cualquier cosa que no deba entrar al lugar que muy posiblemente deba entrar, ahora cuando se habla con las paredes es eso mismo es decir, hablamos con personas que les enseñaron a ser herméticas e irracionales.

El miedo que sienten está basado en un estado de inconsciencia que sólo al escuchar algo que le enseñaron que no debe ser, sienten el miedo a ser castigados, es decir, el miedo se lo infundaron por intermedio de lo que aprendieron como puede ser por padres muy severos o por la religión que es típico en estos casos.

Toda persona tiene el derecho de aprender y ya es hora de que empiecen y no se rijan por lo ya establecido, ¿Acaso no hay una pequeña duda sobre lo que nos enseñaron como algo verdadero? Recuerden que el conocimiento no sólo es matemáticas ya que hay mucho por aprender y en especial de dónde venimos. No permita que alguien piense que cuando se habla con las paredes es algo que está establecido y, que no hay nada en el mundo que lo pueda romper.

Enseñar a quien no está dispuesto a aprender es malgastar las palabras
Confucio

 

 


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *