Deja fluir todo, no fuerces

Hace tiempo leí una frase que dice “Deja fluir todo, no fuerces”. Por naturaleza el hombre y las mujeres tienen por costumbre ser fuertes, esto en cierto modo perjudica por la resistencia que se produce y mientras más resistamos más duro se hace todo, es decir, mientras nos opongamos a las circunstancias con más fuerza nos caerá.

No es fácil darse cuenta porque nos criaron de esa forma, ¿Quién no ha escuchado la frase “Tienes que ser fuerte”? Al menos mis padres siempre me lo dijeron y uno termina creyendo que es así, porque uno inconscientemente lo mal interpreta.

Deja que fluyaEsto es porque mis padres también mal interpretaron, no voy a negar que mis padres me dieran todo lo que tuvieron a su alcance. Incluyendo su conocimiento que sea malo o bueno ya no tiene importancia pero si lo tiene lo que nosotros hagamos desde ahora.

Siempre nos hicieron creer que teníamos que ser fuerte ante los problemas, pero lo que no pensaron los que siguieron manteniendo esta creencia, por la cual la transmitieron de generación en generación incluso llegando hasta los vecinos.

Es que eso funcionaba en épocas en que la pelea por territorios era muy frecuente, incluso por el poder. En esos tiempos era casi normal atacar a alguien por cualquier razón incluso para sentar precedentes.

Los tiempos han cambiado y ese sistema ya no funciona, al menos ya no es usual que alguien venga y nos ataque por sorpresa, para que de esa forma resistir a dicho ataque. Al menos lo he comprobado y funciona muy bien que usted aplique el sistema.

El sistema “Deja fluir todo, no fuerces” es práctico, si usted de pronto se encuentra con alguien que lo conoce que por todo se molesta, y cómo sabe cuál es su reacción empieza a molestarlo con todo su arsenal de insolencias, ¿Cuál es el objetivo del tipejo?

Pues es que usted se moleste y mientras más lo haga, más victorioso se sentirá el pelafustán, ahora si usted aplica el “Deja fluir todo, no fuerces” verá cómo usted ni siquiera sentirá las molestias, que supuestamente debería sentir por el acoso de su mal amigo, y lo bueno es que el molestoso pensará dos veces antes de molestar.

Sencillamente dejará de molestar por el hecho, de que a usted ya no le afecta lo que el otro dice, recuerde que sólo un cobarde ataca a otro cobarde, porque sabe que no puede responder.

Los pasos son sencillos, primero siéntese muy cómodo en un sillón o silla y ponga música, pero de la que más odia o le fastidie, lo más cerca que pueda. Por lógica usted tendrá los impulsos de levantarse y apagar la música pero no lo haga.

Quédese quieto y respire profundo por algunas ocasiones y deje fluir la música, deje que pase, no la retenga porque la forma de retener es que usted se deje llevar por el impulso de fastidio, simplemente deje que pase, piense que está caminando por el parque o por la calle muy tranquilo.

Cuando logre dominar el impulso deberá aumentar el volumen del sonido de la música, de igual forma tranquilícese  con respiración profunda y continúe, ya sabe que tiene que pensar en algo que lo haga con tranquilidad.

Cuando domine de verdad deberá entender lo que es el significado de las palabras, ahora cuando lo haya entendido bien usted está preparado para que entienda lo que es “Deja fluir todo, no fuerces”.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


8 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *