Dios le da barba a quien no tiene quijada

Hace mucho años escuché que dios le da barba a quien no tiene quijada y eso es muy cierto, al menos lo comprobé cuando recién empezaba cómo empresario junior, en la fabricación de ropa interior.

Aquellos tiempos que ya no volverán, pero guardo muchos recuerdos de lo que pasó en dichos días, ¿Qué si aprendí? Claro que sí. En esos tiempos  tenía como 17 años de edad y siempre estaba al tanto de lo que sucedía.

Barba a quien no tiene quijadaMás que todo por llegar a ser muy grande en dicho negocio. Cuando un negocio o empresa pequeña está en crecimiento, necesita más recursos para poderlo hacer, por lo tanto, eso significaba que había que conseguirlo.

Para hacerlo había que vender más de lo usual. El caso es que el único que vendía en esos tiempos, era mi hermano mayor pero no era un vendedor profesional, simplemente lo hacía para apoyar a la causa.

En mi caso no sabía nada de ventas, pero se me ocurrió que contratando a un vendedor de verdad las cosas cambiarían, y de verdad que cambiaron. Se presentó un recomendado de parte de un amigo de mi hermano.

Lo primero que preguntó y no fue cuanto le íbamos a pagar, ¿Cuánto pueden producir en un día? fue lo que preguntó, por tanto salimos sorprendidos y respondimos con otra pregunta, ¿Por qué? la respuesta de él fue simple refiriéndose a que cuando el sale a vender es a vender.

Nosotros como grandes señores dijimos que “Si, acaso somos aprendices” bueno, el caso es que este señor salió con portafolio en mano, junto con todo lo que necesitaba para hacer la venta.

El resultado de esta aventura comercial fue un éxito total, sólo que tuvimos que despedirlo, si se preguntan ¿Por qué si fue un éxito? Sencillamente porque el señor es o era (porque no lo veo hace más de 30 años) un excelente vendedor.

Era tan bueno y al extremo que había hecho ventas, hasta para entregar por algunos meses, pero el caso es que nosotros no podíamos producir tanto y en tan poco tiempo. Ahora, dónde entra lo de la famosa frase “Dios le barba  a quien no tiene quijada”.

A este señor ya lo habían votado de otros lugares justamente, porque hizo la venta del siglo, las razones exactas es porque tiene un don para vender y no se controla. Del trabajo anterior fue porque vendió letreros luminosos para ser entregados inmediatamente.

Desde luego que todos quieren vender pero el problema era porque eran 200, si en cada uno se demoraban en hacer 3 días, ¿Cuántos días necesitaban para entregar los 200? Lo mismo pasó con nosotros y quedamos mal por el tiempo de entrega.

Ahora si este señor ganaba muy bien cómo vendedor, tiene que tener dinero y eso es lo que todos pensaban pero la verdad era, que no tenía ni para pagar el almuerzo del día, es decir que lo que ganaba se lo gastaba en todo menos en él.

A eso es que se referían con que dios le da barba a quien no tiene quijada, lo que nosotros deseábamos  que era vender pero no sabíamos cómo hacer, pero a cambio sabíamos cómo dirigir la pequeña empresa que teníamos.

En cambio, este señor se esmeraba por vender el cual no había una persona que no le pueda vender, sin embargo con el don que tenía, no podía aplicar en su mente para poder venderse el mismo una idea de cómo hacer para sostener el dinero.

Esto es bien conocido ya que hacer dinero no es problema, el sostenerlo si lo es, por eso es que se dice que dios le da barba a quien no tiene quijada. Esto suele pasar hasta en las mejores familias.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *