El alcohólico y sus pensamientos

Por experiencia propia sé lo que piensa el alcohólico. Hace más de 15 años y creo que un poco más, tuve la mala pasada de pasar por la experiencia de ser un alcohólico, bueno eso creo que fui, al menos tomé de 5 a 6 días a la semana por año y medio.

El caso es que mi justificación era que supuestamente no sentía que era correspondido, por el supuesto “Amor” de mi supuesta vida. Por más que yo trataba de entender la situación en la que me encontraba, terminaba por repetir lo mismo y eso era “Llamarle la atención de ella para que me atendiera”.

El alcohólicoAhora, ¿Cómo lo hacía? De la forma más fácil y cobarde que encontraba, claro que en ese momento no lo veía así, pero era la mejor forma que encontré en mi escasa experiencia, la forma era beber, libar o tomar igual es el mismo daño.

Pero en vista que no recibía atención yo seguía en el mismo proceso, sin darme cuenta que cada vez era peor, claro que nunca dejé de trabajar, es más yo era propietario de una pequeña fábrica de ropa interior.

En la cual trabajaban en buena época, hasta 24 empleados, no 25 porque en ese año era permitido el sindicato con 25 más 1, claro que las cosas han cambiado pero igual para que se den cuenta, no era por dinero.

Muchos se tiran a la bebida por la escasez de dinero y en su desdicha se refugian en el licor. Ese no era mi caso, lo mío era sólo por desamor. Cada vez que iba de compras lo primero que hacía era buscar la botella más barata y no, por avaro sino que quería que me haga daño del todo.

De una vez por todas que se termine y ya, pero cosa rara, el maldito licor se las ingeniaba para mantenerme ok para el día siguiente. Cuantas veces prometí no volver a beber, ni me acuerdo las veces que hice la promesa pero si fueron muchas.

La gota que derramó el vaso de licor fue cuando en una discusión con ella, casi le hago verdadero daño y me refiero a tragedia, fue grave la cosa, que no sé de donde me vino una especie de luz cuando iba a dar el toque final, fue increíble, fue como que empecé a ver las cosas con claridad.

Entonces cogí la cosita que tenía empuñada en mi mano y la solté, lo único que alcancé a decir en ese momento fue “Te das cuenta hasta donde hemos llegado ¿Hasta dónde piensas llegar?” desde ahí empecé mi labor de control.

No fue fácil, es más creo que muy difícil, pero si me demoré unos dos años, fue lento pero lo hice, ahora ni siquiera lo miro y no tengo el miedo de caer. Algo que quiero sentar bien en esto, claro que voy a seguir escribiendo del tema pero de diferentes puntos.

El caso es que el método que utilicé fue el repetir una frase de diferentes formas, que tenía relación con el dejar de beber, pero sé que no funciona en todos por igual. El tiempo ha pasado y ahora que tengo una profesión que soluciona estos problemas, es que me he dado cuenta en donde es que tuve el error.

Ahora mi querido amigo ya sabe cómo funciona una persona como en mi caso, ¿Que espera para tomar acción?  Póngase a meditar y reflexione, pero para que lo haga lea primero los dos artículos anteriores y después haga las preguntas en los comentarios, o simplemente exponga su caso para que otras personas puedan saber, cómo es que usted funciona o como es el alcohólico y sus pensamientos.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *