El arte de bendecir

El hombre el cual aprendió a tener miedo necesitaba de algo o alguien como para poder seguir adelante, o sea una especie de protección que en sí no es más que simples palabras, el cual llegan a tener poder sólo si usted se los da.

El arte de bendecir es algo que se aprende y cuando ya está en nuestro interior, nos nace del corazón el aplicar dicho arte. El arte de bendecir no es otra cosa que hablar bien o decir bien las palabras.

BendecirMuchos están bien creídos que bendecir es algo divino y que solo alguien, con autoridad sobre los hombres aquí en la tierra, lo puede hacer. Bueno esa es la versión de los que inventaron las religiones que en este caso es la Santa Iglesia.

Ahora, según la versión autorizada Dios es el que bendice y como no lo puede hacer él directamente, porque su poder no llega a tanto, entonces le da al hombre la autoridad para hacerlo por intermedio de su Iglesia, siendo así la única autorizada por la cual  tiene que ser respetada.

Entonces se entiende que los únicos que bendicen aquí son los representantes de Dios, ahora si eso es así, entonces por qué hay otros representantes que también dicen tener esos derechos, de los cuales son como más de 3ooo sectas, religiones, iglesias o filosofías o por último, camino.

Por cualquier lado que se lo mire es la misma cosa. La pregunta es ¿Si bendecir es decir bien o hablar bien las palabras, entonces por qué no puede decir bien las palabras una persona común y corriente? Por lo que sé, en las palabras está la intención y el poder.

Claro que me dirán “Porque es Dios el que decide” bueno está bien pero si decide eso ¿Por qué mejor decide que se acabe el hambre en África? En vez de estarse fijando en cosas que prácticamente son unas minucias para él ¿O no?

El caso señores-as es que si yo pude engendrar un hijo y mi esposa tuvo la bendición de tenerlo en su vientre por 9 meses para después parirlo, entonces ¿Por qué no puedo bendecir a mi hijo? Si sólo es cuestión de desearle lo mejor en su camino, casa, trabajo, vida mejor dicho en todo.

Una Bendición que se la da con amor, jamás se pierde en el olvido. Me parece que es absurdo el que no pueda, hace muchos años deje de pedir bendiciones a los sacerdotes, porque me di cuenta que yo lo puedo hacer y muy bien.

Ahora si yo lo hago cualquier persona lo puede hacer, en este caso no necesita estar presente ante alguien para hacerlo, porque lo puede hacer mentalmente y a distancia. Un dato muy importante, las personas han tenido la facultad de maldecir.

Esto es a cualquier persona, animal o cosa desde la misma supuesta creación del hombre, ¿Por qué si puede maldecir y por qué no puede bendecir? Me parece que ese dato se les pasó por alto a los que escribieron sobre la bendición y peor, si están en los supuestos libros sagrados, ¿Si le parece absurdo verdad?

La bendición es tan natural como yo camino por lo tanto es poder personal el hacerlo. Si yo deseo bendigo esta página porque lo que escribo aquí no son palabras de maldad, sino de información con muy buena intención, ahora no es mi facultad el maldecir porque no es mi naturaleza. Así de sencillo.

Dicho esto pienso que las personas deben acostumbrarse a bendecir todo y a todos, aunque no los conozcan, porque mientras más bendicen más bendecidos serán, ya que es una bendición tener el arte de bendecir.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *