El arte de saber lo que se tiene

Es típico en la mayoría de los adolescentes no darse cuenta de saber lo que tienen aunque en la mayor parte ellos no tienen la culpa. El arte de saber lo que se tiene es algo que se aprende y más cuando hay alguien quien se lo enseñe, lamentablemente la mayoría de los padres no nos damos cuenta de la forma cómo educamos.

Prácticamente esto es una cadena en la cual quién lo inicia no tiene la mayor importancia pero, si tiene importancia  quién rompe dicha cadena porque ahí radica el inicio de un cambio. Las únicas victimas en esto no es solos los adolescentes porque en los adultos también se ve estos casos.

El arte de saberLo único que marca la diferencia entre los unos y los otros es que en los adultos los casos son mucho más traumatizantes, que incluso se llega a extremos. Ahora, ¿Por qué es un arte el saber lo que se tiene? Bueno se los voy a explicar de una forma muy simple, en este caso por decir el suyo.

Que podría ser que si usted ha estado acostumbrado a tener una vida un poco fácil, es decir, que si usted ha tenido la capacidad económica para poder vestirse bien, comer de todo lo que se le antojaba, tener un buen vehículo lo que se puede entender como solvencia monetaria, por lo tanto nunca se preocupó de nada.

Por circunstancias de la vida ya sea por error suyo o de alguien llega a caer en crisis económica, algo que al comienzo no le da importancia por los fondos que posiblemente tenga en algún lugar guardado, que hace que su seguridad se mantenga firme pero el tiempo es un juez que aunque se tarda pero llega.

Cuando ha pasado un buen tiempo y se da cuenta que usted no puede solucionar lo que está dañado y, su dinero empieza a disminuir aceleradamente empezando a ver lo que le está faltando que en este caso es el dinero, ¿Cuál es su primera reacción con esto? Le sucede algo simple, se asusta y hace lo posible por controlarse.

Pero como dije que el arte de saber lo que se tiene es un verdadero arte pero, en este caso como usted ha empezado a darse cuenta que empieza a sentir una incapacidad por no poder seguir con el ritmo de vida que tenía, por lo tanto usted entra en un plano en el que si antes compraba zapatos de marca y ahora no lo puede.

Entonces se da cuenta que no tiene los dichosos zapatos  aunque tenga zapatos que ya están en uso y en perfecto estado pero, en su mente lo que va a ocupar su espacio será los zapatos que no tiene o no ha podido comprar. Conforme pase el tiempo su falta de autoestima le hará un daño tremendo.

Lamentablemente muchos confunden lo que representa en verdad una autoestima, piensan que teniendo cosas de lujo su autoestima se fortalece pero, eso es totalmente falso, las razones es porque si usted tiene una autoestima bien fortalecida lo mismo le va a dar tener como no tener porque usted sabe quien es y hacia dónde va.

Es bien raro que una persona que se aprecie y sepa quien es tenga problemas económicos, ¿A que se debe? Pues porque para ellos si tienen los zapatos que los usan y se nota que ya tienen su tiempo, pues son sus zapatos y están muy bien y de paso le gusta como se ven, así de simple, en pocas palabras ellos no ven lo que no tienen sino lo que tienen.

Mientras el problema siga su curso, no sólo se dará cuenta de que no tiene los zapatos porque se va a dar cuenta que la lista va creciendo. Hay personas que entran en crisis y muy pocas salen de ahí, por lo general se dan por vencidos y se dejan caer en el limbo de la pobreza, algunos se hacen tremendamente envidiosos y criticones.

Otros caen en depresión, a eso se debe que mucha gente se suicidó en los años treinta ya que no pudo soportar la caída de la bolsa, mucha gente quedó arruinada de la noche a la mañana en el fatídico Martes Negro. Les aseguro que si ellos hubieran aprendido el arte de saber lo que se tiene no hubiera sido tan grave la situación.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *