El hijo preferido

Muy posiblemente muchos han escuchado sobre el hijo preferido y quién sabe, tal vez algunos de ustedes tengan uno en casa. El peor error que un padre o una madre puede cometer es preferir a un hijo. Muchos padres confunden al amor con la mala educación al extremo, de que si alguien le hace una observación es como si le escupieran.

Estoy de acuerdo en que hay hijos que son especiales incluso tengo una hija pero eso no quiere decir que los demás no lo sean. Si se ponen a observar todos son diferentes y cada uno tiene cualidades, que pueden ser mejores que el que miran en el hijo-a preferido-a. Aquí no se trata de ver quién es mejor que el otro porque todos son hijos y como tal salieron del mismo lugar.

PreferidoAquí lo que se trata de ver es que el trato debe ser por igual para todos y al referirme por igual no digo que si usted le habla a uno con tono delicado, no lo puede hacer de la misma forma con el otro hijo porque puede ser que el otro funciona de una manera distinta, que puede ocasionar que piensen que lo consideran muy delicado.

Ayer conversé con un joven de unos 15 años y toda su conversa se refería a su malestar como hijo ante su madre, según él es rechazado por su madre al extremo de pensar que no es hijo, al menos lo considero en algo normal por sentir cierta diferencia en el trato que recibe de parte de sus padres.

La persona que se ha encargado de que ese joven se sienta despreciado es su madre aunque ella le dice que lo ama, por raro que parezca el padre acepta lo que la madre dice sin darle crédito a su hijo. Según la versión del hijo rechazado, él es un hijo que hace todo lo que le dicen aunque a veces no lo quiere hacer, es buen estudiante aunque no tanto como quisiera porque dice, ¿Para qué si a mis padres no les interesa?

Tiene una hermana que según los datos que me dio si concuerda con la imagen que tengo de ella, además que es mala estudiante, caprichosa, mal educada porque da un saludo cuando quiere, siempre está en contra de su hermano y de paso la madre la premia con viajes, ropa y paseos. Según esta diferencia y por boca del mismo hijo, ¿Para qué ser mejor si no se dan cuenta?

Algo contradictorio en este caso, el joven me decía que no se sentía mal porque él lo deja que pase y que sólo pide que haya una diferencia, pero esta vez a su favor aunque no en contra de su hermana que a pesar de todo la quiere mucho. Lo contradictorio es porque cuando lo cuenta se pone triste con una mirada como que se pregunta, ¿Por qué?

Esta situación aunque no parezca seria pues si lo es porque la persona guarda resentimiento y cuanto más, más daño hace con el tiempo. Alguien así tiende hacer lo mismo que le hicieron aunque no lo quiera hacer, porque llega a pensar que es normal. El joven me dijo que él no va a hacer lo mismo con su hijo cuando lo tenga.

Lamentablemente no funciona así porque en su cerebro está guardada el ancla que hace que sus recuerdos salgan a la luz cuando la mente crea conveniente, con esto Zass viene el sufrimiento para el que sigue en la cadena. No debe haber hijos preferidos y peor si es hijo único, más es el daño que le pueden ocasionar.

Conozco algunos hijos únicos que son un lastre para sus padres incluso llegan a ser personas que no valen nada para la sociedad. Tengo un amigo que hace años que no lo veo y casi de la misma edad que yo, él ha pasado por toda clase de clínicas de recuperación en casi todo el mundo, incluso en la famosa clínica Betty Ford y de ahí salió contento y feliz pero dos meses después ya estaba en Montañita con la mejor droga que se pueda comprar ahí.

Su plan como una vez me dijo: “Solo espero que mis padres se mueran para poder disfrutar de mi herencia y son muchas empresas que tienen aquí y afuera del país” todo por haber recibido el mejor trato que sus padres le pudieron dar. Estos casos los he visto no solo en gente de mucho dinero, también en gente con pocos recursos.

Ser el hijo preferido o el único es la misma pendejada porque el mismo daño se le hace. Señores padres y madres piensen mucho cuando exageren el aparente amor que le dan a su hijo, amar es educar para que sean hombres y mujeres de bien en el nuevo presente, con esto ¿Vale la pena tener un hijo preferido?


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *