El poder de la mala suerte

Es increíble como en esta etapa de la vida hay gente que todavía cree en el poder de la mala suerte. No voy a negar que fui un fanático de la suerte pero esos fueron los tiempos de oscuridad intelectual. Conforme uno aprende con la lectura, preguntando a personas que si tienen conocimientos o investigando por otros medios como es el Internet.

Se puede adquirir un sin número de conocimientos que hace que usted empiece hacer preguntas, que conforme las haga se dará cuenta cuanta ignorancia hay en la gente por lo tanto, usted como poseedor del conocimiento se da cuenta que no sabe nada, es decir, siempre hay algo por aprender y mucho.

Mala suerteAhora, mucha gente le atribuye  el poder de la mala suerte el que las cosas le salgan mal, sea de una forma o de otra pero siempre cuando le sucede dice “Qué desgracia, sí que estoy salado” o lo que es lo mismo no tener suerte. A decir verdad, el poder de la mala suerte si existe y es muy poderoso pero al mismo tiempo no es nada ni nadie…

Cómo para decir o hacer lo que mi vida o la suya tenga que ser, es totalmente ridículo que alguien diga que es una ley inmutable, que cuando no hay suerte es bien jodido que salga bien algo que se ha planteado.

No y mil veces no, el poder de la mala suerte es muy poderoso cuando nosotros, le otorgamos ese poder ya que él es inanimado, sólo obedece a nuestras ordenes pesimistas.

Mientras más pesimistas, mal pensados, alarmistas, quejumbrosos, aburridos, perezosos y pendejos por no tener el valor de adquirir conocimientos, tendrán siempre la presencia del señor mala suerte, que con todo su poder se hará cargo de amargarles más la vida de lo que ya es. ¿No me cree? No hay problema.

Porque el mundo es para los elegidos y los que no quieren pertenecer al grupo de seguridad personal pueden seguir viviendo su incertidumbre vida, atribuyéndole sus tristezas a la mala suerte sin darse cuenta que ustedes son los que la llaman a su vida.

He visitado uno que otro blog que se dedican a escribir sólo de la mala suerte. Están tan asustados que cada uno busca la forma, de cómo estar seguros ante la adversidad de la vida.

Muchos cuentan sus tristes historias y de cómo vencieron a la mala suerte, los cuales van desde tener puesto en el cuello escapularios, hasta tener patas de conejo incluso algunos nombraron la famosa oración del justo gran juez…

Que se encuentra en la misma biblia mudo testigo en complicidad con los cobardes caídos. Esto es práctico, si usted al levantarse de la cama en las mañanas y al dar el primer paso se cae de nariz, ¿Quién es el culpable? Ah, claro que fue los zapatos que estaban en el camino por lo tanto, fue mala suerte que hayan estado ahí, ¿Creen eso?

No señores-as o jóvenes, eso no es mala suerte porque lo que eso es un acto de indisciplina y mala costumbre en ser desordenado-a, ¿Creen en la mala suerte? Yo no, porque si pongo mis zapatos que me los saco en las noches antes de acostarme, en un armario, caja, closet, cajón, ropero o dónde me de la gana de ponerlos al día siguiente no me tropiezo, así de sencillo y de esa forma no tengo ninguna oportunidad de atribuir toda mi desgracia a el poder de la mala suerte.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *