Cómo saber cuando es un problema

Cualquiera que sea el problema siempre tiene solución. Caminaba rumbo a mi oficina sin darme cuenta lo que pasaba a mi alrededor, de pronto vi cómo la gente caminaba y hablo de la mayoría, algunos con la cabeza gacha.

Otros que aparte de tener la cabeza caída tenían los hombros caídos, incluso me di cuenta que cierto grupito lo hacían con la mirada casi perdida, todo eso es síntoma de que el problema es parte de ellos.

El problemaEn el transcurso de la vida útil de cada ser humano, siempre habrá momentos en que se haya topado con algún problema, quien sabe, posiblemente ni siquiera sepa del por qué se ha metido en el problema.

Todo el tiempo hay gente caminando por las calles y cuántos de ellos tendrán algo en su mente que no los deje en paz. Los efectos que trae el estar con problemas es muy variados, desde ser pedante, imprudente, estúpido y en algunas ocasiones se la dan de payasos pero sin gracia.

Esto tomando en cuenta que es lo más benigno, ahora la parte maligna es que se estresa en extremo, que hasta llega a la depresión que sumado a la melancolía terminan haciendo daño a otras personas o, en el peor de los casos llegan a matar o se matan.

Esos resultados es sin pena ni gloria, es decir, no importa que salgan otros perjudicados en el problema, en esos momentos no se piensa en nada que no sea lo de ellos, hay ocasiones que hasta los hijos salen dañados.

Hubo un caso hace unos años de una señora muy joven que se metió con un pelafustán, siendo ella única hija y que tenía de todo en casa, pero me refiero de todo, bueno venía de gente muy adinerada.

El caso es que en el tiempo de dos años ella padeció de todo, desde maltrato físico, mental, económico y de paso soledad, tanto fue el sufrimiento que llegó a tener que planificó darle un escarmiento al susodicho y no le importó dejar a su tierno hijo de un año de nacido, ¿Cuál fue el escarmiento que le propinó al pelafustán? Pues de la forma que él nunca se iba a olvidar.

Los padres de ella la buscaron algunos meses, hasta que la encontraron y fue justo un día antes que ella le diera su merecido al dizque marido. Fue una impresión terrible para los padres encontrarla en ese estado, pues estaba vestida con harapos y de paso con unas sandalias viejas y feas, algo que nunca había hecho en su casa y de paso llevaba agua en un tanque para la choza en la que vivía, ya que ahí no había agua potable.

Ya pueden imaginarse el contraste de vida que llevaba en su casa y la que hacía en la choza. Los padres quisieron llevarla para la casa de ellos pero ella no quiso, alegando que ya tenía preparado un plan para liberarse del encierro en la que ella misma no sabía cómo entró. Todo quedó entendido como que ella iba a regresar a la casa, pero no fue así.

Al día siguiente después de aguantar un golpiza del enano mental, amaneció ella colgada de una sábana y con la cara amoratada por la falta de oxígeno tan cerca de la de él, con apenas 5 centímetros de espacio.

Al despertar el tipo se asustó tanto que gritaba como niña. El caso, de  el problema de ella fue muy lamentable ya que la conocí en persona y fue una excelente estudiante y muy buena persona, algo irreconocible en los últimos días de su vida.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


3 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *