En boca cerrada no entra mosca

Mientras más años tengo más aprendo, siempre escuché que en boca cerrada no entra mosca pero nunca pensé que eso era cierto. Pienso que es una forma de cómo no llegar al éxito en la forma en que se desenvuelven ciertas personas.

Hace un tiempo escribí un artículo  cuyo nombre es “Para ser popular hay que ser mediocre”, pues justamente en ese artículo hay detalles sobre lo que voy a escribir ahora.

Boca cerradaLas personas que en el fondo se sienten apartados de la sociedad y me refiero a lo que ellos llaman sociedad, en el cual entran el perro y el gato  y unas cuantas cucarachas que a pesar de que no son personajes para nadie, pero para él son personas importantes.

El caso es que como ellos se sienten tan poca cosa, tratan de cualquier forma llamar la atención de los que más cerca está, ¿De qué forma lo hacen? Pues de la manera única que saben hacerlo como es haciendo de una pequeña acción sin importancia, algo que puede causar un terremoto, digno de un experto en ciencia ficción.

Claro que eso tiene su base la cual es que en su cerebro no tienen nada que valga la pena, pero si tienen los chismes del barrio incluso la continuación de los posibles capítulos de las peleas de los vecinos.

No voy apartarme de algo razonable por lo tanto él o ella no son los culpables de ser cómo son, es el entorno en el que crecieron y siguen viviendo. Lamentablemente siempre hay esos personajes en cada época de vida de una persona. Quién sabe si tal vez en cada barrio lo haya.

Hay que tener mucho cuidado si se da cuenta que la persona que recién conoce le encanta el cuento y el chisme, porque así como trae también lleva y es muy peligroso porque ni siquiera se da cuenta de lo que puede ocasionar.

Es increíble ver como una persona comenta algo que ni siquiera ha pasado, lo hace con tanto drama al extremo que los que escuchan que muy posible sean igual a él o ella, toman la versión como si fuera con ellos que si hay la oportunidad se arma un posible relajo. En algunas ocasiones he presenciado estos actos y he puesto mis manos para evitar.

Lo que he conseguido es caer mal por no hacerme a ellos los problemáticos, el cual no me ha importado, lo peor de esto es que cuando hay problemas nadie dijo nada, es decir, todos se lavan las manos con el cuento de “Me dijeron…” en este caso hay cura para aquellos que todavía no saben que en boca cerrada no entra mosca.

Lo más sano es retirarse en el momento en que empieza el comentario porque hay una posibilidad de que usted salga embarrado, sin siquiera haber dicho nada. Es preferible que se retire  a que quiera corregir ese mal y si no puede evitar, mejor es que se cambie de barrio y cuando lo haga tenga precaución de quién es el que le ofrece su amistad, porque recuerde siempre que en boca cerrada no entra mosca.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *