Estrechez en tiempos de vacas gordas

Para llegar a la libertad financiera hay pasos que hay que dar el cual son muy pocos que lo hacen, uno de ellos es la estrechez en tiempos de vacas gordas. Escribir sobre bonanza en la vida comercial de todo empresario es un tema que pocos tienen ese privilegio, ya que muchos han sido parte de una herencia o designación de un excelente puesto.

El caso es que no tienen idea lo que costó llegar al puesto al que han llegado por lo tanto significa disfrutar por el trabajo de otro. La estrechez en tiempos de vacas gordas es el claro ejemplo del ahorro, generalmente lo usual es que cuando hay dinero muchos se dan lujos, ya sea que compran vehículos para uso personal, casas, o simples objetos que en la realidad lo único para que sirven es para llenar más el ego del que lo compró.

Vacas gordasEl ahorro es para todo empresario lo que para un físico culturista su alimentación  que si no la ejecuta como debe ser, simplemente su cuerpo no cogerá forma y peor músculos así entrene todos los días, lo que sí cogerá será un agotamiento extremo y nada más. Hay que aprovechar en los momentos en que hay ganancias.

Cuando usted ahorra mientras hay dinero no sentirá ningún esfuerzo al hacerlo y sólo en el tiempo,  dará cuenta lo bien que le ha resultado el tomar la decisión porque lo que ha conseguido es fortalecer su poder económico.

En el momento en que usted quiera crecer, lo hará sin pena ni gloria porque simplemente lo hace y se va a sentir feliz de lo que ha logrado. La estrechez en tiempos de vacas gordas significa que no hará gastos insulsos.

En este caso es solo lo necesario para que la empresa pueda desarrollarse con normalidad. El ahorrar significa que usted capitaliza su empresa y el resultado de esto es que acelera el crecimiento normal que debería tener con una función normal.

Lo que para algunos significa 8 o 10 años de trabajo arduo, para usted significaría 5 o menos años, al menos yo lo he puesto en prueba y funciona. En tan sólo un año que usted ahorre el 10% de lo que gana en el día, verá lo que llega a tener al final del camino pero, este dinero es sólo para invertir y después cuando ya empiece a sobrar es que usted puede tomar el dinero y hacer lo que quiera.

He visto como empresas pequeñas y grandes se han caído por no tener la prevención del ahorro. Hubo un tiempo en que mucha gente trabajaba en las calles dedicadas al comercio, la gran mayoría ganaba muy bien puesto que no pagaban alquiler de local, energía eléctrica, ni nada que se le parezca.

Al menos pensé que ellos tenían mucho dinero guardado ya que se daban una vida de como que si lo tenían, es decir gastaban dinero en gustos absurdos y una que otras vanidades pero siempre les aconsejaba que debían estar preparados para cualquier inconveniente relacionado con algún desalojo de parte del señor Alcalde.

Un día llegó lo que muchos temían incluso yo que tenía invertido mucho dinero y hablo de mucho, ese día por orden superior desalojaron a todos de la vía  pero fue con todas las de ley, algo que nadie estaba previsto para esa magnitud de ofensiva comercial. El resultado de esa experiencia es que todos se quedaron sin trabajo pero.

Yo pensé que mi dinero estaba a salvo porque supuse que ellos si tenían dinero cómo para empezar de nuevo, que ingenuo de mi parte el pensar de esa manera ya que los conocía hasta de sobra.

Al día siguiente, todos estaban cruzados de brazos ¿Por qué si se supone que tenían como trabajar? Pues la respuesta es que nadie tenía un centavo y hablo de más de 1000 personas, es decir, todos vivían el momento  y nunca ahorraron nada para el posible cambio, creo que nadie sabía lo que significa la estrechez en tiempos de vacas gordas.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *