Guarde sus demonios antes de hablar

Guarde sus demonios antes de hablar, son palabras muy sabias ya que el que habla no es usted en esos momentos. El culpable de todo es el gran ego el cual como un guerrero no puede permitir que nadie pase por encima de él, por lo tanto es capaz de cualquier cosa al menos de lo que tenga a la mano, para evitar que pase.

Por lo general sucede cuando el ego ha sido tocado ya sea por cualquier circunstancia de la vida, o por algo que vio y se pone él en los zapatos del otro ente atacado. Cuando una persona no está preparada emocionalmente es mejor tener prudencia, al menos todos sabemos lo que tenemos y con mucha más razón si es en conocimientos.

El hablaTenga en cuenta que cuando alguien toma un tema en una conversación y usted quiere decir algo pero, se da cuenta de que no tiene el conocimiento adecuado cómo para decir algo importante, lo más sensato que usted hace es cerrar la boca y escuchar lo que otros dicen, en mayor parte lo hace para aprender y por otro lado por prudencia.

Al menos eso hace una persona que está centrada pero, ¿Qué hace una persona que no está centrada emocionalmente? Pues la acción de una persona así puede variar  por las circunstancias, primeramente tiende abrir la boca cuando no lo debe hacer y lo hace porque se siente atacado, aunque no sea así.

Toda persona que tiene algo escondido ya sea por recuerdos, acciones personales o pretensiones de alguna acción va a sentir cómo que es a él que va dirigido las palabras o acciones de otras personas, sin siquiera  tener dirección objetiva. Por esa razón es que lo que primero hace es decir lo que tiene guardado para defenderse sin ser la víctima.

Es preferible que guarde sus demonios antes de hablar y la única forma de hacerlo es tranquilizándose con respiraciones profundas, ¿Qué si resulta? Claro que sí pero eso es cuando la persona está consciente de que se está alterando. Hay personas que piensan que cuando se comunican por intermedio del chat…

Pueden escribir todo lo que tengan en mente sin dar a notar la rabia o la impotencia por la que están pasando en esos momentos, lo peor viene  cuando se les hace notar que uno se dio cuenta, es como si le tocaron la parte más delicada y se alteran más diciendo que no están alterados, es fácil notar esto cuando se tiene costumbre de leer y cuando se escribe lo que se piensa.

A nadie le gusta que le digan lo que tiene que hacer, porque siempre se piensa que uno lo sabe todo pero no es así, se necesita tener madurez para darse cuenta que hay algo que no sabe y otro lo pude saber.

Al decir madurez no hablo de edad porque hace un mes tuve que hacer un negocio con una niña de 10 años… Que venía dirigiendo a sus hermanos mayores, fue gracioso ver cómo ella ordenaba y tomaba las decisiones, muy madura para su edad.

Con todo esto, vayan pensando bien antes de abrir la boca  o  escribir porque si no está preparado, lo único que hace es darse a notar quien es. Guarde sus demonios antes de hablar.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


3 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *