La comunicación efectiva

La comunicación efectiva es un arte y de eso no hay duda, pienso que para que funcione con excelencia por obligación deben de ser eficientes, tanto el que da el mensaje como los que la reciben. De qué sirve que el comunicador ponga todo su arte si los que están escuchando no hacen el menor intento por atender.

Para que una persona no atienda puede ser porque no le interesa el tema, también puede ser porque el que da el mensaje o está exponiendo el tema ante el público no es convincente, es decir, no está siendo realista en lo que dice. Al decir realista me estoy refiriendo a que tiene que tener su dosis de drama sumado a la congruencia entre lo verbal y lo no verbal.

Comunicación efectivaAlguna vez, ¿Ha escuchado que el mentiroso cae más rápido que el ladrón? Pues eso es porque los mentirosos o no miran directamente a los ojos o miran fijamente para saber si lo que han dicho fue creíble claro que según la reacción del que está escuchando. Otro punto que los delata, es que cuando han mentido o dijeron un relato ellos no lo vivieron.

Cuando usted siente lo que ha dicho se torna como algo real y siempre lo lleva presente, por lo tanto puede pasar un tiempo y si alguien le pregunta algo sobre el tema, usted con tranquilidad puede retomar el asunto sin equivocarse pero, si no lo ha sentido hay un riesgo enorme que ni si quiera se acuerde a menos que alguien le haga acuerdo.

Los cuenteros sienten lo que dicen por eso es que ellos pueden entrar dónde se les ocurra y estafar a quien les dé la gana, es decir, ellos saben manejar muy bien la comunicación efectiva y ni siquiera se han dado cuenta. Son tan reales que son acreedores de hazañas increíbles en el arte de la estafa, uno de ellos es el Conde Víctor Lustig.

Estos señores si hubieran utilizado su arte de la comunicación efectiva en desarrollo personal, hubieran viajado a todo lujo dando seminarios poderosos a todo aquel que necesitara de que alguien les diga cómo hablar ante los demás, hubieran sido millonarios sin tener que deberles a nadie empleando su arte en las ventas.

Para ser un comunicador efectivo tiene por obligación ser un buen lector, la lectura le da palabras en su mente que estarán listas para ser utilizadas cuando usted lo requiera, ahora desde luego que si usted lee pues también será un buen escritor o, por lo menos tendrá la noción de cómo hacerlo, eso es un hecho y lo digo por experiencia.

Cuando un comunicador se da cuenta que alguien no le está tomando atención, de pronto alza la voz o hace algo que sale de contexto, haciendo con esto que la persona redirija la mirada hacia el lugar de dónde vino dicha señal, es muy efectiva la estrategia aunque es muy difícil que no le quieran tomar atención si usted le da su toque mágico de drama a lo que dice.

No he conocido a persona tan pesada como la que tuve en el colegio, esa profesora era tan aburrida que daba sueño sólo el verla llegar hasta que un día, le pusimos explosivos debajo del asiento y con el dolor del alma lo hicimos estallar, con semejante ruido que hizo el explosivo, que ella se asustó tanto que no quiso regresar más a dar clases y nosotros felices. El reemplazo fue tan efectivo que nosotros no queríamos que se acabe la clase, desde luego que era porque dicho profesor empleaba la comunicación efectiva.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *