La envidia en los niños

Es lamentable que exista la envidia en los niños y eso es una realidad aunque muchos pregonen que no, al menos más de una madre dirá, ¿Qué, mi hijo envidioso…está loco? Esa respuesta es más segura que viene de una madre sobre protectora, que lo único que hace es crear a un hijo inútil aunque piense que lo ama.

Amar a un  hijo es enseñarle lo que debe aprender de acuerdo a la edad aunque en estos tiempos, los niños están más adelantados que lo de costumbre y si es así con mucha más razón, una madre no puede tratar a un niño de más de 7 años como si fuera un bebé, esto hace que él piense que lo deben hacer como un deber de compromiso sagrado.

EnvidiaLa envidia en los niños es totalmente grave aunque muchos piensen que es cosa de niños y no es así, si alguien no quiere juzgar, condenar o castigar al adulto pues es momento de que se fijen en sus hijos, ¿Cómo se comportan con los demás? ¿Acaso siempre se fija en lo que hacen los demás? ¿Siempre está pendiente de lo que otros tienen?

Si la respuesta es afirmativa pues está en un serio problema, en buena hora que si se puede solucionar y a buen tiempo ya que la edad que mencioné es propia para cualquier cambio, siempre y cuando no entre a la adolescencia aunque también se puede hacer cambios pero es un poco más tedioso por lo que pocos reconocen que tiene un problema.

Ahora, queda la protección de la madre que en muy poco podrá reconocer lo que hace su hijo es más, se pondrá histérica porque nadie es tan perfecto como su hijo y si en algo da razón a este escrito, tratará de solucionar a su manera que como se sabe siempre es la peor forma de querer hacerlo, por el simple hecho de que no sabrá que hacer.

La envidia en los niños se la puede reconocer cuando en la casa o con sus amigos, actúa con mirada disimulada y cuando se decide se acerca y trata de cualquier forma obtener lo que la otra persona tiene o hace, cuando se da cuenta de que a la fuerza no lo puede hacer, se las ingenia para que le den y si no lo consigue hará lo posible para que la otra persona pierda o se dañe lo que tiene.

Siempre estará queriendo ser lo que otros son, en esto no hay problema pero si lo es cuando no entiende que no todos tienen la misma capacidad ni el mismo conocimiento y por tal quiere hacer o ser igual como la otra persona, esto lo frustra y no quiere ser relegado y ese miedo le hace actuar como lo hace, es decir, con envidia.

Ahora si por ahí alguien se pregunta, ¿Tiene acaso solución que no sea una paliza bien dada como en los tiempos de ni niñez? Pues sí, pero no es tan fácil porque el niño ni así lo vean en la acción puede negar que no es, entonces toca que alguien que no sea de la familia hable con él o ella si es el caso, se debe corregir los actos de la persona que está más a su lado porque puede ser esta la causa de la envidia en los niños.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *