¿La ignorancia puede ser felicidad?

Hay personas que al conocer algo o aprenden cualquier cosa llegan a sentir que son felices pero, ¿La ignorancia puede ser felicidad? Lamentablemente hay momentos en que si es posible que la ignorancia gane terreno y esto, signifique para algunos ser felices o simplemente sentirse bien como son.

Esta forma de comportarse ante alguien que por error quiere dar ayuda, es tomado como una falta de aprecio hacia la persona que debe ser ayudada, lo que hace que reaccionen con una actitud negativa. Por lo general, cuando alguien aprende y por esto llegan a sentir felicidad, quiere compartirlo con los demás.

La ignoranciaLamentablemente, nunca ha sido bienvenida la información de buena fe, por la simple creencia de que esas personas se sienten bien como son, ¿Con la ignorancia? Pues sí, con la misma que viste y calza. Hay que tomar en cuenta que ellos no son culpables de esta actitud.

La culpa en esto siempre la tendrá el entorno dónde creció y con mayor razón quienes son sus padres, con esto hay la posibilidad de que uno de los dos sí se haya preocupado en dar una enseñanza aceptable, lo que la otra parte se esmeró en dar un amor que más tenía sabor a mala educación .

Esta actitud hace que el trabajo del bien hechor quede en nada y por ello se pierda un tiempo muy valioso, lo raro de esto es que nadie se da cuenta sí no hasta que lo necesita y en ese momento, recién ve que no tiene nada para que le sea de utilidad.

Esto tiene dos caras, la una la ignorancia y la otra el conocimiento el cual deberían ser paridad, con el sentido de que al compararse las dos debe tener un balance y no es así, es de suponer que la ignorancia tiene menos peso por la falta de conocimientos, lo que no sucede con el conocimiento en sí, pesa inmensamente feliz

En el mundo está la ignorancia y sus poseedores y con esto se toma como algo cierto que sabes o no, así de simple. Esta forma de tomar las cosas para la gente que tiene la ignorancia es como una manera de vivir la vida, ¿Por qué sucede esto así? Pienso que nunca llegaron a aprender a ser curiosos por conocer algo valioso.

Desde luego que regresamos a los inicios de crianza, si tu padre o madre te dice que debes aprender a ser mejor cada día y la única forma, es que te dediques a fondo y no a medias, es de suponer que crecerás con una idea en forma de programa mental, que te va a guiar toda tu vida.

Cada día de tu vida para ti será como una aventura en la cual siempre habrá algo que aprender, esto es automático y ni siquiera lo piensas porque simplemente abres tus ojos y la mente hace el resto, grabar todo en el cerebro sin ningún impedimento.

En cambio, cuando tus padres te crían de una manera como que la vida tiene su curso normal sin que para esto, tú como hijo lo único que necesitas para crecer es la comida, una casa dónde estar protegido de los peligros de la calle y una cama dónde puedas pasar la noche sin frío.

Sin dejar de lado que debes aprender algo para que más tarde tengas como poder vivir, es decir, con una profesión. Esto no es suficiente porque he visto mucha gente que ha sobresalido aunque ha tenido pobreza extrema, sin embargo han llegado donde otros no han podido.

Ahora, Cuál es la diferencia entre lo uno y lo otro? La diferencia está en que en el un caso, los padres incentivan a crecer como seres humanos siendo cada vez mejores sin pretender ser únicos. En el otro caso está en que los padres no dan ningún tipo de apoyo emocional, simplemente viven porque tienen que hacerlo.

Por esto es que las personas llegan a creer que lo que han aprendido es lo único que debieron hacer y así logran pensar que están completos, pero esto es una verdad a medias. Al ser media verdad se convierte en que lo que saben es el total de lo que deben saber.

Esto en la verdad es que la ignorancia disfrazada toma valor al punto de llegar a ser lo único verdadero que tiene la persona, por esto, ¿La ignorancia puede ser felicidad? Desde luego que sí pero para aquellas personas que no quieren entrar en el mundo del conocimiento.

En conclusión, pienso que el sentir felicidad es sentir que se está tranquilo y que nadie está acosando ni de imagen, palabra o presencia por esto, cuando alguien que está en este lado de la felicidad siente como un ataque cuando alguien, da una versión diferente de lo que están hablando en ese momento.

Hagan la prueba con alguien de su familia para que no se vayan lejos, antes deben saber sobre qué le gusta hablar y con esto traten de que no sea de religión, política o fútbol, porque ahí si que se va a ganar un enemigo y con más ganas si sabe sobre lo que va hablar, esto es que primero haya investigado.

El decir una versión diferente sobre lo que está por tradición, es como que se ofendiera en una forma de menosprecio y esto es más fuerte, cuando uno sin querer quiere explicar sin que te lo hayan pedido. Todo se basa en que lo que ellos saben es una verdad cien por ciento práctica, inteligible, comprensible y la que todos deben saber.

Esta actitud hace 50 años hubiera sido totalmente aceptable y hasta la mejor forma de hacerse ver, esto como persona honorable y justa para ellos los “Ignorantes” pero ahora no estamos en esos tiempos, la tecnología se ha desarrollado tanto y a tan velocidad, que el aprender solo es cuestión de hacer un clik.

La ignorancia puede ser felicidad pero mientras esas personas no sepan que hay algo que ellos desconocen, esto es que las cosas no son como la explicaron en su momento. Muchas cosas han cambiado a raíz de que el Internet salio al aire, ya que hay miles y es posible que millones de datos o archivos que dicen verdades y no lo que nos han dicho.

La misma historia del hombre hay que hacerle algunos cambios pero para que eso suceda, se deben tumbar lo que está en miles de libros tomados como cierto según los científicos e historiadores de la época, ¿Religión? Ni qué decir porque hay mucha información a favor y en contra.

La diferencia entre estar o no a favor de una creencia es que la que pregona dice lo que dice basado en una fe, la cual ellos dicen que es lo único que da la fuerza para seguir, ¿Cómo? Pues creyendo en un Dios que nadie ha visto, a esto es lo que llaman fe, creer en Dios.

En cambio, la que no está en contra pero si dice lo que cree y esto es que se basa en que hay demasiada documentación y pruebas de que todo es mentira, es decir, se puede ver, tocar y sentir que no es lo que es, lo otro no ya que solo es a pura imaginación de que algo hay aunque no lo vea ni lo toque. ¿La ignorancia puede ser felicidad? Sí pero, ¿Vale la pena?


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *