La insistencia causa molestia y cansancio

De cualquier forma que lo quiera ver, la insistencia causa molestia y cansancio hasta llegar al rechazo, en algunos casos hasta odio con la posibilidad de algún tipo de venganza. La insistencia la puede ver en todo tipo de casos, desde el hogar, trabajo, parejas, en las amistades y hasta en desconocidos.

Muchos atribuyen a la insistencia como una especie de don cuando el ser insistente tiene sus
límites, lo más típico sucede en el hogar cuando uno de los dos se comporta de una forma que no es agradable para la pareja, por tal razón, es llamada a la atención incluso se llega a una conversación de paz y buen entendimiento.

La insistenciaEl tiempo pasa y uno de los afectados por la incomprensión, se da cuenta de que la otra persona sigue con la misma rutina, por lo tanto, le llama la atención pero de una forma un poco enérgica, la otra persona se disculpa y todo sigue en paz.

Al pasar el tiempo, el mal sigue, haciendo con esto que la persona que siente que está mal lo que está pasando se indigne, por la insistencia de la otra persona de seguir como lo está haciendo.

La afectada ha perdido la paciencia más porque la insistencia causa molestia y cansancio, por lo tanto,  toma una decisión puesto que es una persona que sabe lo que quiere y lo que no, y que su vida no entre en una rutina de hostigamiento, pide el divorcio o simplemente se va y manda a su Abogado, este tipo de actitud no puede ser tomado en el rango de don.

Casos parecidos suceden cuando aun no están viviendo juntos, pero mantienen una relación que de un momento a otro por alguna razón, hay una separación y todo queda en paz aparentemente. De un momento a otro, uno de los dos que no admite que haya sido rechazado, reacciona de una forma nada cortés porque eso es lo que entiende, rechazo.

En este caso en su cerebro no ha entrado la razón de por qué hay la separación, por lo tanto, se siente ofendido en lo más profundo de su ser, como esa persona es muy grande en su ego, no puede dejar que eso pase, por esto empieza la operación “lavar la ofensa” y se dedica a tratar de “Salvar la relación” ahora que se sabe que ya no quiere nada la otra persona, que desde luego que su respuesta será “NO”.

Cuando una persona se ubica en ese puesto (DEL RECHAZADO) no entiende nada, solo quiere ver que la otra persona regrese con la posibilidad de que en cualquier momento él la rechace, de esa forma queda todo parejo, por eso es que se empeña en la insistencia de seguir al lado de alguien que no es para él o ella. Si fueran pareja las cosas suceden de una forma extraña pero llega al momento en que están juntos.

La unión de parejas así duran para toda la vida y aquí no entra de que si él o ella no tienen dinero, que si el uno es menor que ella o mayor, bajo de estatura, gordo o feo porque he visto parejas bien disparejas pero solo de físico porque en lo elemental son el uno para el otro, llegando a amarse de la mejor forma.

En dónde he visto que si funciona la insistencia es en las ventas de persona a persona, tanto insiste que a la final convence y logra la venta. En mis épocas de empresario tuve la visita de una señorita que en su forma de ganarse la vida, era vendiendo libros.

A mí siempre me ha gustado comprar libros aunque no los leía, empecé a leer en forma seria fue a partir de los cuarenta años. El caso es que cómo yo pasaba  ocupado, atendiendo a un grupo grande de costureras ya que en ese tiempo no tenía supervisora.

Por lo tanto, la atendía de mala gana y por más que me enseñaba el catálogo de libros, nunca le compré al menos hasta esos momentos, pero más la recibía porque en honor a la verdad, era muy linda y cuando venía me entretenía demasiado perdiendo el tiempo.

Esta señorita venía y seguía viniendo y no entendía si ella venía porque quería vender o era demasiada necia, sinvergüenza o no sé qué pero el caso es que un día yo me cansé y que creen que pasó, pues terminé comprando una colección de libros y cuando terminé de pagar esos libros que eran bien caros que hasta ahora los tengo.

Compré una biblia de igual costosa y así seguía comprando y solo a ella, porque venían otras personas recomendados de esta señorita para que les compre pero nada, era ella o no. De pronto dejo de venir y yo por lo tanto dejé de comprar por unos cinco años creo.

De un momento a otro aparece de nuevo todo maltrecha signo de una relación tormentosa y yo, como quedé programado para comprarle solo a ella por la insistencia que tenía de venir hacia mí, pues empecé a comprar de nuevo.

Solo en esos casos he visto que funciona la insistencia porque de ahí hacia la amistad, parejas o simplemente una conversa de conocidos, es muy molestoso que alguien insista causando molestia y cansancio, con el resultado que son muy pocos los que quieran estar en su compañía.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


6 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *