La persona indicada

En los momentos en que pensamos en que todo está hecho de la forma en que se ha presentado la vida, siempre aparece la persona indicada. Muchas veces no tenemos idea de por qué las cosas toman un rumbo equivocado, al menos se piensa que es así porque en el fondo sentimos que no estamos en paz con nosotros.

Todos tenemos una razón de vida y por lo general la gran mayoría nunca se llega a enterar de cual es la suya,  pero si saben de lo mal que les va o en sentido optimista, la vida que les tocó vivir. Hay momentos en que uno necesita de alguien que se cruce en el camino para que recién se den cuenta que algo se hizo mal.

Lo indicadoLo razonable de esto es que en el momento en que aparece la persona indicada, nosotros no lo sabemos pero hay señales en que nos están indicando que esa persona es especial. Hubo un tiempo en que no creía en nadie y si en ese momento me dicen esto, simplemente no lo tomaría para nada en serio por la sencilla razón de que uno siempre se está preparando siempre para lo peor.

De pronto escuchar de alguien que la vida depara sorpresas pero para bien y no como se acostumbra, pues es algo increíble, al menos los que pueden dar fe de esto son precisamente las personas que han tenido serios problemas, por lo tanto por cuestiones de frecuencias se han cruzado con personas que les han cambiado la vida.

Claro que siempre para bien porque sí no, no tendría sentido que apareciera la persona indicada. Ahora hay un dato curioso sobre cuando alguien aparece en tu camino, ¿Por qué justamente esa persona? ¿Acaso el benefactor en una posibilidad casi remota necesitaba cruzarse en el camino de la persona que necesitaba la ayuda?

He investigado algunos casos de cruce de caminos por “X” persona y que han servido de ayuda de emergencia pero, en el momento en que se ha resuelto el problema desaparecen sin dejar rastro alguno y siempre, son personas que simplemente pasan por la vida sin nada de especial ni dinero.

Otra forma de cruce es cuando la persona que aparece en el camino de alguien, le sirve hasta que la persona ayudada queda en paz y luego esa persona misteriosa que brindó su ayuda, muere en tiempo corto y por lo general solos y en manos desconocidas. Esto es raro pero suele suceder al menos eso es lo que encontré.

Hay momentos en que cuando aparece la persona indicada y se cruza en el camino de alguien que está en manos de Caronte, (solo que todavía no tiene la moneda para pagar al barquero, para que le permita poder hacer el cruce de esta vida hacia la otra) por dicha aparición soluciona la vida de esa persona pero, resulta que la persona indicada también necesitaba de otra persona indicada para poder encontrar su camino.

Esto es un poco raro pero tiene sentido en especial como se van resolviendo los acontecimientos de las dos personas. Quién quita que esa relación de amistad que se ha llegado a ese punto más por fuerza que por voluntad, sea en si para que la persona indicada conozca a otra persona que también necesite ayuda o, que tal vez conozca a alguien que el necesita cómo complemento de su vida.

Como expliqué anteriormente, cuando alguien aparece simplemente ayuda y se va o se muere después que ha hecho su labor pero, cuando se persiste en existir en la vida de alguien sea cómo sea, siempre es por algo y las pruebas  están delante de cada quién solo que tienen que ver con los ojos del corazón y no con los carnales, ya que esos solo ven lo de interés que muchas veces no siempre es lo que debemos ver.

Me he topado con mucha gente y he servido de acuerdo a las circunstancias y no me arrepiento de ello, ¿Si los he vuelto a ver? Nunca y lo más chistoso es que a la mayoría ni siquiera supe los nombres, porque simplemente aparecí en sus vidas de las formas más raras y así mismo me he ido sin decir nada, ¿Que si he cobrado debido que es mi trabajo y se trata de vivir con ello? Qué va a creer si para el colmo la mayoría de los casos es porque han estado pasando por situaciones económicas deprimentes.

Un caso así fue cuando me iba a entrenar y cómo todo personal del pueblo me iba en un bus, pero pasó algo raro, a esa hora pasan vacíos y siempre pidiendo a la gente para que se suban pero en ese momento, pasaban a toda velocidad como si el diablo los seguían y no era uno solo sino algunos y de varias empresas.

Me cansé de hacer señas para que paren y nada entonces pensé “Mejor me voy en taxi” por lo tanto buscaba los nuevos porque no me gusta subir en los viejos, pasaban uno y más de diez y nada que me paraban, entonces me entró una duda y me dije “¿Será que no deba ir a entrenar porque para irme hace una hora que ya estuviera ahí? Entonces tomé la decisión de regresarme a la casa, entonces pasa un taxi viejo y me pita haciéndome señas para llevarme.

No lo pensé dos veces y me subí pero también pensaba que estaba en un error porque que taxi para más viejo pero igual me fui ahí, después de unos minutos el señor empieza a dar síntomas de tristeza y yo como ya saben corro en ayuda con la consabida pregunta, ¿Qué le pasa? Quince minutos después casi lloro por ver la tragedia de esta persona pero igual hice mi trabajo y después de quedar tranquilo ya que su plan de solución era hacer el viaje con Caronte, me despedí y no lo he vuelto a ver dando clara muestra de que fui la persona indicada.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *