Las dudas empeoran una situación

Cada persona vive a su manera y tal vez muchos confían en lo que saben pero, ¿Se han dado cuenta que las dudas empeoran una situación? Hay momentos en que las cosas no salen como se piensan porque, se necesita sólo de uno para que las cosas tomen un camino diferente, en el mayor de los casos terminan mal.

Muy rara vez se ve un resultado favorable de alguna duda que hayan tenido para tomar una decisión. Tengo que admitir que en cierta medida se necesita ser un poco egocentrista para poder tomar buenas decisiones pero, al decir egocentrista no me refiero en que las cosas sean tomadas para si, ya que lo que se trata es que sea indiferente con los demás.

Las dudasCuando alguien se pone en duda muchas veces no es porque no saben lo que deben hacer, sino que tratan de hacer lo mejor que pueden sin darse cuenta que para ello, le da por revisar una y otra vez. En esto hay que ser bien claro porque cuando revisan varias veces y toman varios caminos por lo general son de vías aceptables, rara vez es por dudas de que algo esté mal.

Al contrario con las personas que son inseguras por lo general los caminos que toman son, “¿Qué pasaría si…?” cada vía que toman siempre son de riesgo que terminan mal porque por la duda que tienen toman la que no era aconsejable. Por raro que parezca siempre hay una comunicación interna la que lo aconseja.

Dicha comunicación es su inconsciente que sabe el camino correcto pero, como siempre las personas piensan que saben lo que hacen por lo tanto, no admiten conscientemente porque piensan que el paso que van a dar es el adecuado. Hace un par de semanas atendí un caso en que por una duda termino en calvario.

Cuarenta años atrás un señor estaba enamorado de una chica pero también tenía por ahí una que otra alternativa, con las cuales se divertía a sus antojos. El día en que se propuso sentar cabeza, su brújula consciente le indicaba hacia la que no era su enamorada pero el amaba a la que si lo era, ¡Qué dilema!

Por la duda que tenía consulta con una tercera que tenía como acompañante sentimental y ella le dice “¿Cómo que te vas a casar,  me imagino que conmigo o no?” él sorprendido le dice, “No, lo que te digo es que harías si te digo que te cases conmigo” entonces ella no espera más y le dice que ella siempre lo había amado incluso con lo que le acaba de decir más aun.

Para sorpresa el no sabe que hacer, ¿Qué creen que hizo? Pues se casó con la tercera y con la que se iba a casar la dejó vestida y todo, ahora a la mujer que en verdad amaba y que no sabe por qué no se movió para allá quedó sola y triste. En apariencia fue la mejor decisión que tomó pero fue tomada bajo presión de duda.

Al año se separó de la esposa divorciándose enseguida, después regresa con la que si amaba y es la que lo acompaña hasta ahora, ¿Creen que ella se olvidó de lo que pasó? Nunca lo hizo aunque el le ha pedido perdón por la equivocación pero, ella no acepta que haya sido por duda, simplemente que le fue mal con la primera mujer y por eso regresó con el rabo en las piernas.

El caso en esto es que para que no lleguen al límite de querer tomar decisiones equivocadas, primero investiguen bien el terreno antes de pisarlo porque puede haber arenas movedizas, que puede ser mortal el caer ahí, mea culpa. Con esto deben estar alertas de que las dudas empeoran una situación.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *