Cómo sacar lo bueno de una situación

Lo bueno de todo esto… es una frase que muy poca gente lo usa en estos días. Por el medio en que vivimos y no hablo de este lado del mundo si no de casi todo. Muchas personas se han acostumbrado a ver el lado oscuro de cada situación, para ellos todo está mal y sin embargo viven todos los días así como también comen, pero todo está mal.

Cierto día, estaba conversando con un señor de esos que para él, la vida no tiene sentido, pero como ya dije, viven igual. Me decía que la situación está Extremadamente  mal y que cada vez nos vamos derechito al infierno, si no a la miseria.

Lo buenoComo no le hice mayor caso ya que no tengo costumbre de quejarme, busca a otra persona que en mala hora para mí y buena para el señor,  encontró su alma gemela del dolor, ya que en todo se parecen hasta en la forma de pararse.

Los dos señores hablaron en voz alta como para que les escuchen todos, señalando que la única solución era que haya una guerra civil y, que maten a todos esos políticos corrompidos, que según él, son los causantes de su desgracia.

Cada vez que escucho a alguien quejándose de esa forma, siento como que me jalaran los pelos de todos lados. Entonces me incluí en la conversa sin que me hayan invitado. Hice una pregunta que automáticamente le caía a los dos quejosos ¿Cuál es el problema?

Los dos sorprendidos por lo que pregunté, ¿Cómo que cual es el problema, acaso no se ha dado cuenta que todo a subido? Me respondió con tono alto. Totalmente indignado por la actitud de ellos, simplemente me limité a seguirlos escuchando.

Este silencio alimentó su destructivo ego y ellos, siguieron lanzando y vociferando toda clase de insultos hacia la vida y como, ya no aguantaba más, tome una decisión. Me acerqué  un poco a ellos y les plantee una solución salomónica.

Desde luego que no se esperaban, “Qué les parece si ustedes que ya están muy cansados de sufrir esta vida perra que llevan, mejor y con mucho corazón les digo, si ya no les resulta lo que hacen para vivir, entonces busquen otro trabajo”.

Después que les dije esas palabras, me miraban como si fuera un bicho raro. Lo bueno de todo esto es que no volvieron a tocar más el tema. ¿Se dan cuenta lo fácil que es fijarse de las cosas buenas de los asuntos cotidianos de la vida?

Entonces para qué fijarse siempre de lo malo, si en todo existe la dualidad, en este caso si hay negro también hay blanco o, si hay norte es una ley que debe existir un sur. Si no sucede así, quiere decir que no hay equilibrio y por lo tanto cualquier cosa puede suceder.

Hablo así no por ser pesimista si no que existe esa ley y no se puede quebrantar. Entonces lo bueno de todo esto es… que siempre habrá algo mejor que hacer, al menos si algo le molesta, puede tener la opción de alejarse o dar solución. Sonría que la vida es bella.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


4 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *