Los deseos son órdenes

Cierto día me invitaron a una fiesta, en la cual conocí a una señora que tenía que hablarle en tono alto, nada raro ya que la música estaba en alto volumen. Todo iba bien hasta que decidimos salir a conversar afuera, lejos del bullicio de la fiesta. Ya afuera empezamos con la conversa, pero con una diferencia, tenía que hablar en voz alta porque ella no me escuchaba bien.

Nada raro aun, tomando en cuenta que salíamos de un lugar que dicho volumen era como para que escuche todo el barrio. El caso resultó más raro aun porque ella no alzaba la voz para hablar, es de suponer que si no escucha bien por la bulla, ella tiene que alzar la voz para que haya equilibrio, pero en ella no era así. Entre preguntas y respuestas, me contó su vida.

Los deseosYo pensaba que tenía algún problema con su sistema auditivo, pero no, ya se había hecho todos los exámenes hechos y por haber y no le encontraban nada. Para los especialistas, el caso de dicha amiga sólo era uno más de capricho mental, algo que no les competía a ellos, por lo tanto la mandaron a psicólogos y después a psiquiatras y nada que ver.

Entonces pensé que ese caso es para mí, sin más que más le dije que yo podía ayudarla y sin esperar más empecé a buscar el porqué de su falta de audición. Hay un proceso que se llama “Línea de tiempo” en Programación Neurolingüística, es una especie de examen interno, en el cual está basado en un estudio de su memoria mientras retrocede en tiempo.

Para este proceso no necesita estar hipnotizada, simplemente concentrada y en trance. El caso es que cuando entró en trance empezó a recordar cómo fue torturada mentalmente por su ex esposo. El sistema que el utilizaba era sólo con palabras, como ella es auditiva, todo le llegaba con sentimiento y todo, hasta que un día cansada del martirio dijo ¡Basta!

Y con unos gritos dijo ¡Ya no te voy a escuchar más! Y que creen que pasó, pues eso mismo fue, su sistema auditivo bajó un 75% del normal, ahora con tantas idas a los especialistas, lograron subirle un 25% pero nada más, claro que nunca supieron cuál fue el detonante, no los culpo porque no es fácil lograr llegar al punto de partida.

Aunque no lo crean, cuando le dije que yo podía hacer que regrese su sistema auditivo, ella me miró y ¿Cómo lo vas hacer? Me preguntó, pues simple le dije, hay que regresar en la línea del tiempo y justo cuando te encuentras acorralada y le gritas yo hago los cambios sensitivos contigo, pero para mi sorpresa, ella no quería quitarse esa sensación de cuando le gritó, porque para ella fue como la libertad.

Por más que intenté, no quiso. Los sentimientos de muerte hacia él son supremos. Los deseos son órdenes que se cumplen y ella le desea lo peor y no quiere perder eso. Es algo como pagar un justo precio por algo que va hacer y lo paga con gusto, aunque sufra. Entonces para la próxima, cuando vayan a pedir algo, recuerden que los deseos son órdenes.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *