Mirar a los ojos sin miedo

Mirar a los ojos sin miedo, es algo que para muchas personas no es fácil hacerlo. En muchas ocasiones es difícil entender por qué sucede esto en especial cuando no hay los conocimientos verdaderos, los cuales a la mayoría de los llamados especialistas se le es negada.

No es que la información no esté lista para ellos, lo que pasa es que no hay interés al saber que si dan la guía completa para poder mirar a los ojos sin miedo, ellos perderán dinero porque el paciente-cliente ya no tiene  por qué regresar (ese es uno de mis males, doy muy rápido la solución a los problemas emocionales) esto genera menos clientes.

¿Por qué es difícil mirar a los ojos?

Ojos sin miedoEsto puede tener una razón como muchas pero nos vamos a centrar en algo que sucede en la mayoría de los casos, como también cuando hay falta de educación desde los padres, posiblemente muchos se preguntarán ¿Qué tiene que ver los ojos o la mirada con la educación  de los padres hacia los hijos? Tiene que ver mucho.

Hace mucho tiempo, al menos de lo que me acuerdo cuando fui un niño temeroso y que no me movía si no me lo decían, desde esa época ya escuchaba incluso en muchas ocasiones me lo dijeron, que el mirar a los ojos a los padres es señal de irrespeto, bien, eso entendía y lo comprendí hasta la saciedad.

Ahora, ¿Cuál fue el resultado de esta respetuosidad? Pienso que fue de lo más efectiva ya que para mí era muy difícil el mirar a los ojos en especial a mi padre, a mi madre no era tanto ya que las madres siempre son solapadoras de los hijos, aunque cuando se molestaba nos daba con el primer fierro que encontraba.

Con esto no digo que el padre hace mal a los hijos con querer dar una guía de cómo comportarse ante los adultos, pero no es la forma adecuada porque lo único que hacen es que el hijo-a  relacione autoridad con temor. La frase típica del padre es “No me levantes la mirada que soy tu padre” “Carajo, no me mires a los ojos” y sus variantes.

Esta frase la dicen en tono alto, recuerden que en la milicia a los soldados se les indica que no se debe mirar de frente a un oficial porque es una autoridad y el que lo hace, va derecho al calabozo con castigo y todo. Cuando el padre le habla a su hijo, por lo general el padre mira hacia él pero el niño mira hacia abajo.

Esto genera cierto temor para mirar a los demás que hablan con tono un poco alto y peor si miran directo. Otro punto y que es el que más daño hace a los niños, con el resultado de que llegan a tener hasta miedo (temor es suave) esto es cuando el padre a parte de mirar directo, grita y su mirada es amenazadora y peor cuando hay agresión fuerte.

Esto provoca un anclaje que hace que se quede guardado en su memoria de una manera clasificada con peligro, ¿Tanto así? Sí, todo porque la mente organiza un proceso para que sea más efectivo el miedo a mirar a alguien, que reúna los requisitos como es, mirada amenazadora, grito, agresión.

La mente es tan astuta e inteligente que cuando ve que las personas que no llenan estos requisitos, pero que tienen algo que no está registrado en su banco de memoria, empieza a relacionar con los posibles y con esto se ha creado un nuevo programa mental muy sofisticado, que ya no necesita que la persona grite ni que sea amenazador, basta con que mire a los ojos.

Muchos jóvenes crecen con esto sin darse cuenta de que lo tienen y pasan su vida tranquila viviendo a su modo, esto es haciendo más de lo que no tienen en vez de lo que si deben hacer, hasta que por alguna razón ajena a la vida de esa persona o por alguna estupidez del momento, les pasa algo y zas, se activa el programa que lo tiene en su cerebro, ¿Quién lo hace? La mente.

De ahí para adelante su vida se convierte en un infierno, ¿Por qué? Por la sencilla razón de que habrá muchas miradas en ese momento lo hace que se active pero eso solo es el comienzo, de ahí para adelante, cada vez que alguien de su mirada hacia esa persona se sentirá acosada, cada día es peor y esto no es fácil salir de ahí con decir, “Mira de frente que no va a pasar nada”.

¿Se puede mirar  a los ojos sin miedo?

Desde luego que si, solo tienes que entender y comprender sobre lo que hace detonar en tu mente la actitud de miedo. Para esto debes leer con atención los pasos a continuación, pero, con la consigna de que todo lo que pasó se quedó en el pasado y eso no importa.

1) ¿Tu padre te exigía mucho respeto?

Como expliqué anteriormente, los padres tienen toda la intención de educar a sus hijos pero la forma no es la adecuada, ahora, lo que debes comprender de que todo trabajo educativo tiene su límite y esto es hasta que se encuentra una mejor manera de hacerlo, por esto, ya que tienes una edad y has comprendido tú decides el cambiarla, esto es que el acto de no mirar a los ojos es caduco.

Con esto y porque a ti te gusta aprender es que vas a relacionar:

Mirada hacia abajo = perdedor-a, temor, no sabes quién eres.

Mirar a los ojos  =  honestidad, sinceridad, respeto.

2) ¿Tu padre te gritaba con mirada amenazante?

Es claro que este padre sufrió algún maltrato de su padre o alguna persona con la cual creció y por esto, es que lo hacía contigo. Esto es que tienen bien guardado este programa mental que en el momento en que tienen hijos, hacen lo mismo que le hicieron pensando que está bien aunque vea sufrimiento.

Como ya sabes cual pudo ser la causa de que tu padre te haya tratado mal aunque no haya sido su intención, por esto lo que debes hacer es buscar dentro de ti, en tu mente, en tus recuerdos ( aclaro que esto no es tan fácil ya que muchas personas por lo amargo que es, se resisten a encontrar) en el momento en que lo hagan, observen.

Aunque les duela lo que vean pero deben hacerlo casi por obligación, esto hace que se den cuenta de qué fue lo que pasó y cómo sucedió incluso sentirán miedo, odio y hasta es posible que rencor hacia el padre o quién sea que hizo lo que eres ahora, pero todo tiene solución.

3) ¿Puedo dejar de tener miedo al mirar a los ojos?

Por supuesto que sí, para ello lo primero que debes hacer, suponiendo que has llegado a observar dentro de ti, o sea, en tus recuerdos guardados en tu cerebro. Suponiendo que te ves en el momento preciso como si lo estuvieras reviviendo todo, sintiendo, ahí lo que vas hacer es abrir los ojos y mirar hacia arriba, esto es trabajar en el inconsciente.

Todo se puede hacer aunque es preferible que un experto te dirija, pero no pierdes nada con intentar. Una vez que hayas alzado la mirada, háblale al padre que tienes en frente y dile, “El hecho que te mire a los ojos no significa que no te respete, significa que te aprecio, te amo y quiero recibir de ti la fuerza que salen de tus ojos”.

Para hacer esto debe estar muy concentrado y sereno y así tenga algo de miedo siga, siga adelante y verá como la imagen de su padre que tiene en frente, cambiará y es posible que le diga algo y si es algo ofensivo, debes abrazarlo con fuerza y con amor, las cosas cambiarán en especial lo que sentías hacia él.

Si tienes fuerzas para seguir, puedes moverte de lugar que esto es otra forma de hacerlo, es decir, no dejar que tu padre continúe y esto con todas las formas de maltrato que has tenido. Jamás agredir al hacedor de tus días, ¿Por qué? Una es por el respeto que le debes tener y otra porque se puede cambiar algo dentro de ti, agresivo.

Pienso que estás advertido con las consecuencias que te pueden resultar si quieres hacer las cosas con venganza, no vale la pena. A mí me pasó y nunca odié a mi padre es más lo llegué amar porque entendí que lo hacia porque el deseaba que nosotros seamos mejores que él, sin embargo algo quedó en mi que casi hago algo igual pero me di cuenta a tiempo y aún así, hay resultados negativos que ahora ya los resolví. Mirar a los ojos sin miedo es la mejor decisión.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


13 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *