Nada es tan fácil como parece

Nada es tan fácil como parece y eso es un hecho, por mucho que quieran hacerlo sencillo pero hay cosas en la vida, que requieren su proceso tal y cual se presentan. Es indudable que si alguien sabe de lo que se trata en el momento, por naturaleza más que por aprendizaje lo dirá o enseñará de la forma más simple.

Dicha forma hace que parezca fácil sin tener la más mínima pizca de serlo. Me ha tocado tener pacientes-clientes en los cuales se ha realizado cambios sorprendentes, para lo cual dicho beneficiado ha quedado asombrado de lo fácil que es, pero se olvida que por mi mente pasa muchas horas de trabajo y más que todo de aprendizaje.

Nada es tan fácil Que quede bien claro que dije aprendizaje y no experiencia ya que la experiencia significa equivocaciones. Entonces la persona que se ha servido de mis conocimientos, ha llegado a pensar que cómo fue fácil él también lo puede hacer, en que lo pueda hacer no discuto pero primero tiene que aprender y para eso es tiempo y dinero.

Cierto día viene con una novedad de que no le ha quedado bien lo que hice y yo, sorprendido me ofrecí para hacerle una revisión mental con preguntas y respuestas, para mi sorpresa él había tenido un problema con una personas al extremos de ser agredido, el caso es que ese es otro caso porque de lo que lo atendí sigue quedando muy bien.

Cómo descubrí lo escondido me relató lo que le había pasado, pero había un problemita de por medio el cual impedía que haga mi labor de cambio personal, por más que elaboraba programas para hacerle el cambio no funcionaba como quería, y yo intrigado hasta que hice la pregunta mágica, ¿Acaso has intentado hacerte tú mismo un cambio?

Afirmando con la cabeza y preocupado que está sintiendo más miedo de lo que tenía antes, entonces ahí entendí porque no funcionaba lo que estaba haciendo, esto es igual cuando la información que se requiere no es la adecuada, por lo tanto el cambio que se va a hacer tampoco es el adecuado, es simple de entender.

Después de desenredar todo el relajo que había hecho mi seudo especialista, realicé todo lo que tenía que hacer y el paciente-cliente se fue feliz y contento de saber, que fue un tonto el dejarse asustar tan infantilmente. ¿Creen que aquí terminó todo? No señores-as o señoritas, regresó este señor como a los cuatro meses pero no vino sólo sino con una víctima.

El caso es que él supuestamente aprendió cual fue la falla que él cometió y ya graduado, quiso emplearlo con un amigo de él que estaba pasando por una depresión amorosa, hay un dicho que dice “Vuelve el burro al trigo” con eso ya estaba de nuevo cogiendo experiencia a costa mía. Este señor seguía sin entender que nada es tan fácil como parece.

No es la primera vez que me salen “especialistas en P.N.L.” que quieren graduarse de Máster en una o dos consultas que llegan a tener conmigo. Tengo que admitir que cuando no sabía nada de práctica, y con apenas tres libros leídos sobre el tema también llegué a pensar que era fácil pero, cuando entre a estudiar con profesionales de buen calibre cómo José Torres, recién me di cuenta de que no es así ya que nada es tan fácil como parece.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *