No Sé Lo Que Me Gusta Hacer

El desconocimiento producto de la ignorancia origina que alguien diga, “No sé lo que me gusta hacer” que no es otra cosa que no sabe en donde está parado. Cuando una persona ha llevado una vida fácil, lo que se entiende que todo ha tenido en la mano sin necesidad de esfuerzo.

Esto es que nunca tuvo que hacer algún mérito para obtenerlo, al colmo que ha bastado que solo lo mencione. Por lo general esto tiene sus inicios en la infancia, y los principales causantes son los padres que no atinan qué hacer, para complacer a su pequeño querubín.

Me gusta hacerDesde luego que no lo hacen con el fin de crear un inútil, el fin es hacer sentir bienestar a su hijo solo que no se dan cuenta, que están creando algo, que no sabrá que hacer para que pueda conseguir lo que quiera tener. Con el tiempo y cuando ya están adolescentes, se dan cuenta que algo está mal.

Esto es porque creció con la idea que todo es de él, pero con los años y más si hay hermanos esta acción se para, al menos de los padres sí. Ahora que este joven quiere algo levanta escándalo cuando no se lo dan. Imaginen cuando ya sea un adulto.

Así es que empieza el problema, porque en edad que ya sabe que debe empezar una vida, no sabe que le gustaría hacer porque ese trabajo lo hacían por él, sus padres. En buena hora que te has dado cuenta que algo no cuadra en tu vida, es así que empiezas a buscar información.

¿Es fácil saber que no sabe nada?

En lo que se refiere a que le guste hacer algo, si. Esta es la razón principal que no sepa lo que le gusta hacer, no sabe hacer mayor cosa. Ahora que busca qué hacer no encuentra porque nada encaja en su mente como algo que sepa, pero, ¿Cómo saber que no se sabe?

Muchos creen que saben mucho pero si les preguntan algo, responderán incluso se inventarán cualquier cosa pero responden, a estas personas es las que se le llaman “Todólogos” que saben mucho pero al mismo tiempo no saben nada, el hecho es que saben a medias.

Nada en concreto solo un poco de aquí y otro de allá y por la desesperación, que su imagen quede bien parada ante los demás, le da para abrir la boca. Hay que diferenciar entre los que si saben y que están falta de reconocimientos y los que abren la boca porque creen que saben.

Para aquellos que no saben si saben, deben hacerse la pregunta, ¿Qué sé hacer pero bien hecho? Debe empezar a escribir con honestidad, no se cuenta lo que ha escuchado ni lo que cree, debe haber investigado, comprobado y un buen tiempo para que diga que sabe algo.

¿Cómo sé lo que me gusta hacer?

Esto lo puede hacer incluso si quiere aprender algo, ya que su inconsciente entra en juego por el hecho que se activará, una parte sensible sobre lo que le gusta o quisiera aprender. Busque un lugar en dónde no haya ninguna clase de interrupciones.

Aquí puede sentarse, coger un papel y lápiz y ponerse a pensar sobre lo que le gusta hacer, después de unos minutos que ha pensado, haga una lista enumerando como ejemplo: 1) barrer 2) cocinar 3) estudiar 4) medicina y así puede ir creando una lista y no pare.

Debe seguir hasta que el nombre, profesión o lo que le gusta hacer le haga sentir algo en su interior, es algo que lo pone una especie como de alegría, inquietud pero de saber no de temor. Te digo que una vez me pasé así como algunos días y no encontraba lo que era para mí.

Hasta que un día, sin querer puse “Ayuda” y sentí que algo me corría por el cuerpo pero era muy leve, en señal que era eso. Para que tengan una idea, ya tenía esto pero en un tiempo decidí que ya no más porque no sabía que era lo que me gustaba hacer.

Así fue que me di cuenta que debía regresar y lo hice y me encontré con gente maravillosa, que entiende lo que hago y me siento tranquilo, antes no era así hasta que entendí. Esto lo puedes hacer varias veces porque no sabes si tal vez la jardinería sea lo tuyo.

He conocido gente con profesiones costosas y de pronto están en el campo sembrando, si les preguntan por qué lo hacen te dirán, “La profesión que estudié no me gusta y no lo sabía hasta que me puse a trabajar” pero el campo los llama y van a gusto.

Si algún día dices, “No sé lo que me gusta hacer” Es porque todavía no te has dado cuenta, que fuiste muy consentido y no hiciste las cosas por tu voluntad. He conocido hombres ancianos que no aprendieron hacer nada, solo lo que hacían para vivir y nada más, ¿Por qué?


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *