Por qué una persona puede dañar a otra

Hace mucho tiempo cuando apenas era un niño, mi madre siempre me decía que no me meta con cualquier niño, por el simple hecho que me podía dañar. En ese tiempo no le veía al asunto como algo serio, solo la cara de mi madre que lo decía como algo terrible, por eso, ¿Por qué una persona puede dañar a otra?

Tomen en cuenta que eso fue hace más de 40 años cuando no había lo que hay ahora, la tecnología, que es la forma de aprender mucho más rápido que antes, ya que en ese tiempo para poder hacerlo se tenía recurrir a una persona, que esté con un nivel alto y que quiera enseñar cuando alguien lo requiere.

Cómo dañar a otra persona
Por qué una persona puede dañar a otra

Como eso no era así, uno como niño creció con esa idea de que alguien nos puede dañar solo con tener la amistad que se tenga en ese momento, pero en es tiempo al menos yo no sabía la forma o el proceso que podía suceder, al menos en ese tiempo nadie me lo explicó, solo me advirtieron.

El tiempo pasó y por ahí alguien dijo que eso de dañar a otra persona era solo un mito, ¿Por qué? Al menos la explicación que se dio en su momento y es la que escuché y luego lo leí en un artículo de hace muchos años, es que “Nadie puede dañar a una persona porque el que se daña es el que quiere”.

No voy a negar que en ese momento me sorprendí pero al mismo tiempo asentí con mi cabeza, que eso era cierto en todo sentido, al menos de la forma en que lo explicaron que una persona que quiere dañarse, no necesita de otra por el hecho que en su cabeza ya está el programa para hacerlo.

Esto fue aceptado por casi todos que en el tiempo en que estuve en la universidad, eso ya estaba asentado por todos al extremo que así era la vida y punto. En otras palabras era que la persona que ya nació para ser dañado (corrompido, ladrón, matón, estafador, mentiroso, celoso…imaginen el resto) nada en la vida podría ayudarle porque así es y nada más.

Esto fue una realidad hasta que tuve que pasar cierta etapa de mi vida en la que hice algunas estupideces, en la que en muchos momentos me sé acordar de ellos que en algunas me río y en otras me molesto conmigo mismo, por no haber puesto freno cuando debía hacerlo, esto me ha costado tiempo dinero y cambios en mi vida que no acepto.

Ahora, un día cuando no sabía nada de P.N.L. ni siquiera tenía el sentido de la realidad de cómo son las cosas cuando uno no las ve, es que pensé, como si fuera alguien extraño a mí sobre mis actos que desde luego no se trata de delincuencia, solo acciones personales que dañaron a otras.

Con eso fue que llegué a la conclusión que para hacer lo que hice, no fue que lo hice porque lo quise hacer, porque en muchos casos ni siquiera sabía que lo que estaba haciendo era mal visto en todo sentido, solo sabía que estaba mal pero que no era grave, solo un mal paso.

Con esto fui atando cabos y me di cuenta que en cada paso que dí, siempre había alguien que estaba detrás, que fue ahí que todo se aclaró pero como no tenía autoridad en el tema (que ahora si la tengo) pues que al comentar mis pensamientos, muchos se reían porque no podían aceptar que eso podía ser así.

 ¿Por qué una persona puede dañar a otra?

Con el tiempo empecé en los estudios sobre cambios personales en el cual me especialicé en programas mentales, es que me di cuenta que mis pensamientos sí tenían su base en lo que había pensado, claro que no lo podía decir con las palabras que ahora las tengo porque era alguien a la “criolla”, que decía lo que pensaba y lo escribo igual.

Con esto puedo empezar a explicar que una persona sí puede dañar a otra por el hecho que la persona que aprende o que se daña, está preparada para ese punto y no porque es mala o quiere hacer el daño, sino, porque su cerebro está listo por el hecho que no tiene la suficiente información para poder discernir lo que le han dicho que haga.

Esto es que no sabe si es malo, solo sabe que hay algo morboso, pícaro y hasta cierto punto divertido porque eso es lo que ve en la cara de los demás que le dicen “has esto o si fuera tú hiciera esto”, en muchos casos solo ve lo que otros hacen y lo toman como aprendizaje sin que se de cuenta.

El problema en esto es que al no tener la información valedera sobre las consecuencias sobre un acto que sea aconsejado que haga, es lo que le da el impulso de hacerlo. Esto es igual cuando un día me expulsaron del colegio que según mi versión, fue injusto, pero para las autoridades que no salían de su asombro por lo que hice, era lo correcto.

No voy a negar que al darme la sanción, casi me muero de la impresión, ¿Por qué? (aquí viene la información de las consecuencias en lo que hice, no antes de que lo haga) Por el hecho que sabía lo que me podía pasar con esa sanción, ¡Mis padres me podían guindar de los pies y pegarme hasta el cansancio! Claro que solo es literal pero de que me pasaba algo sí.

Ahora, ¿En dónde está la diferencia entre lo que hice y la sanción? Está en que para hacer la pendejada gigante no pensé en los resultados porque no los tenía en mi memoria como información. Ahora si se preguntan, ¿Qué fue lo que hizo? Simple, le tiré un explosivo debajo del asiento de la profesora en plena clase.

En esos tiempos había (ahora si las hay solo que más fuertes) un explosivo que se llamaba “camareta” eso cuando explotaba hace un ruido tremendo, ahora imaginen dentro de un salón de clase con puerta cerrada. La detonación hizo que la profesora que solo iba a dormir en clase, dio un brinco con un susto tremendo que en buena hora no sufría del corazón.

Ahora, ¿Qué fue lo que pasó? En este caso no es que yo en exclusividad le haya tirado aunque para las autoridades fue así, pero si acepto que fui cómplice en buen grado, ahora, ¿Por qué lo hice? Fue porque era una gozadera el verla dormida y tres amigos pensamos que sería buena idea hacerla despertar.

Hasta ahí no había nada de malo en nuestro pensar porque solo era eso, diversión de muchachos malcriados, que no pasaba a mayores por el hecho que, al menos en mi pensar, que no iba a pasar de eso, ya que mi ignorancia era tan grande que no sabía los resultados.

Ahora, la diferencia está en que lo que podía pasarme a mí en la casa cuando mi padre se entere y de por qué fue, era mi muerte en vida, eso si sabía y hasta me hice películas completas con efectos especiales y todo dentro de mi mente, porque sabía como es mi padre y mi madre peor.

Esto quiere decir que si en mi cabeza había la información de lo que podría pasarme, si hacía el acto por lo cual no es recomendable para mi salud ni para nadie por los efectos colaterales en contra de la profesora, simplemente no lo hacía. Esto es que al no tener la información correcta, no se tiene poder de decisión.

¿Qué es el poder de decisión?

Esto es que para poder decidir usted debe saber lo que está haciendo que si no es así, ¿Cómo puede decir no si no sabe lo que hace? Ahora, si una persona tiene la madurez que no necesariamente debe tener 60 años para que lo tenga, puede tener un poder de decisión solo por la duda que al no saber los resultados, se detiene.

Dañar por malos consejos
Por qué una persona puede dañar a otra sin que se de cuenta

Cuando uno es muy joven no tiene madurez que es lo que hace que uno haga tonterías y medias. Con esto queda claro que para que alguien tome decisión debe tener conocimientos sobre el tema en el que se desenvuelve o tener madurez para poder decir “NO” cuando es el momento preciso para evitar daños a terceros o a la comunidad.

Con todo lo escrito se da como muy importante el saber que todos estamos expuestos a ser dañados por alguien, que esté en un nivel superior en conocimientos y más cuando se es una persona muy débil de carácter que también es otro punto de carencia de conocimientos.

En conclusión: ¿Por qué una persona puede dañar a otra? Esto suele pasar por la culpa de los mismos padres por no enseñarles a pensar, que si en algún momento de la vida alguien les propone hacer algo, aunque lo vean divertido, ¿Qué puede pasar? Si no lo saben, puede entrar la duda que es ahí cuando pueden tomar la decisión de no hacerlo.

El conocimiento es clave fundamental para que una persona no se deje dañar por otra, por el simple hecho que solo escuchar lo que proponen los demás, no entrará en su capacidad de hacerlo por el hecho que las palabras no entraran en el formato personal, ¿Por qué? Por el hecho que la mente es como un rompe cabezas, cuando la pieza no encaja, simplemente al imagen no se ve, que es lo que se necesita para que la persona pueda tomar la decisión de hacerlo.

Vídeos muy buenos
Has clik arriba

Muchos datos de interés en mi canal


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *