Qué es ser mediocre

Actualizado 18/02/2016

Es muy común ver este tipo de ejemplos como síganme los mediocres, ¿Cuántas veces se ha dado cuenta que cuando tiene una brillante idea, sobre cómo resolver un problema, más de uno lo mira como bicho raro? Pues  a mí me ha pasado casi todo el tiempo y razón básica para esto, es que todos se mueven como un todo.

Es decir que si alguien dice que está mal el tiempo, todos mueven la cabeza en señal de aceptación, si es que no abren la boca porque si lo hacen es una fiesta, empiezan con el tiempo y terminan que ya mismo se mueren de hambre. Esto se ha hecho crónico al extremo que sus hijos repiten los mismo.

La mediocridad
Síganme los mediocres

Tuve una experiencia con un ciudadano, cada vez que abría su boca era para quejarse de todo lo malo que le pasaba, pero el caso es que no era a él en exclusividad, era lo que él veía en su mente estrecha y mediocre, a mí ya me tenía hinchado y con las joyas de la familia que me llegaban al piso.

Un día le propuse que cambiara su forma de ver las cosas pero, para sorpresa, casi me liquida con una mirada asesina y me dice “¿Puta hermano en que planeta vives?” en total, él se encierra en que todo está mal, pero claro que está mal pero para él porque ese es el mundo que él creó para sí.

Para el colmo, siempre habrá gente en el grupo que secunde la moción, pues es así porque un mediocre busca otro mediocre para sentirse en total frecuencia de bienestar. Aunque les parezca raro, después de que han descargado todo su veneno ponzoñoso, se van contentos a sus casas.

Ellos no lo saben pero cuando se quejan delante de alguien que no piensa como ellos, dejan su carga negativa en la humanidad del incauto que tuvo la gentileza de escucharlos y el inocente ciudadano, se va a su casa todo pesado y a veces enfermo, en este caso a mí me ha pasado.

Un día ya cansado de tanta queja le dije “Oye hermano tú sufres mucho y por lo tanto para que no sufras así, camina unos 15 metros de aquí y mátate de una vez para que no sufras más, la distancia es para que la pestilencia no llegue acá, porque fijo que tienes que estar bien podrido” fue santo remedio.

Ahora se cuida mucho antes de hablar, al menos cerca de mí. Aunque les parezca mentira, desde ese tiempo la situación de él le ha cambiado y en buena hora, porque ya no pertenece al grupo de síganme los mediocres.

Este tipo de personas hay en todos lados y al por mayor, pero en muchos casos, no es culpa de ellos, si no, de los padres que se encargaron de educarlos a su manera. Esto es claro que deben haber sido personas amargadas y por lo tanto, eso es lo que dieron a sus hijos como enseñanzas.

Esto no quiere decir que ya estén condenados a sufrir una vida calamitosa, porque así como aprendieron a ser como son, también pueden aprender a desaprender todo lo que vieron como enseñanza, esto quiere decir que pueden borrar y poner lo bueno.

Esto es igual cuando uno aprende a trabajar en algún tipo de obra, que por lo general, está mal ya que el resultado es mediocre, pero de pronto alguien que te observa te dice lo que está mal, esto te hace pensar y preguntas, ¿Cómo hacerlo bien?

Desde luego que esto no es rápido de corregir un mal hábito pero es un buen comienzo, ya que con los consejos que reciba, lo que hará es cambiar la forma en que ha estado trabajando. Esto es igual con la mente que está mal enseñada.

Hace un tiempo y creo que algunos años, alguien por ahí me dijo una frase que para él es una realidad absoluta, la frase es “A caballo trotón no se le puede sacar paso” aduciendo que si alguien que aprendió una mala maña, es difícil que se lo pueda corregir.

Esto desde luego que le contradije ya que fui una prueba palpable, porque en ese tiempo que había regresado al deporte, quería que este señor me corrija estilo pero ya saben lo que me respondió, con el tiempo sin que nadie me corrija, lo hice sin problemas.

Esto indica que todo se puede corregir hasta la mediocridad de las personas que se dedican a sufrir y hacer que le resto sufra solo porque para ellos, la vida es así. En cierto modo esto se puede convertir en una epidemia mental, pero que puede ser evitado si es que sale del rebaño.

En conclusión: ¿Se puede decir síganme los mediocres? Claro que no ya que eso solo es para los que quieren ser parte de la camada de borregos que lo único que hacen es hacer exactamente lo que otros hacen, aunque sepan que están mal, solo por el miedo a no ser aceptados.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *