Somos los causantes de la derrota de los hijos

Por mucho que los padres quieran el porvenir de los hijos, pero en el camino del dichoso éxito que se quiere labrar, se comete errores muy cuantiosos de los cuales sólo si el o los hijos deciden cambiar es que podrán llegar a un verdadero éxito. No voy a negar que cada quien quiere lo mejor para los hijos pero, no hay que olvidar que cada quién tiene sus propios sueños.

Un padre llega a tener tanto miedo de la posible derrota de sus hijos que lo único que trata de hacer es protegerlos, sin darse cuenta de lo que en verdad hace. Nadie quiere admitir que tiene miedo, ¿Por qué , si el miedo es parte de decirnos que no sabemos que hacer o no? Por tal, que el miedo que tiene un padre es porque a él le pasaron una serie de tonterías.

La derrotaQue en la mayor parte de su vida nunca quiso escuchar a nadie, por lo tanto, sufrió, le dolió y quién sabe que hasta lloró entonces, ahora que tiene a sus seres que más ama no quiere que le pase nada. ¿Acaso alguno de ellos ha dicho las razones de por qué lo hace? Pienso que nadie lo hace aunque a mí una vez me tocó explicar a mi hijo por qué lo hacía.

Todo hijo tiene un sueño y ellos tienen toda la razón en querer llegar a conseguirlo. Un padre actúa así de querer proteger con exageración es por ignorancia, es decir, no sabe que no sabe lo que está intentando hacer. Es mejor hablar con sus hijos sobre qué es lo más importante para ellos y ya con la información que le dan.

A usted le toca el ser un guía y no un protector, créame es fatal llegar a ese extremo aunque piense que lo está haciendo bien. Esto no quiere decir que si su hijo está por mal camino que es fijo que la causa está en la casa y no en otro lado, usted va a ser un simple observador esperando que sus hijos les digan algo.

Tiene que pensar rápido y nunca actuar con violencia porque la violencia atrae más violencia. Hay que ser muy astuto ya que el mundo que se ha generado por la situación es ya de sus hijos y usted no está invitado (tal vez sea su culpa) por lo general los jóvenes no quieren escuchar a un adulto y peor al padre que sabe que es el supuesto culpable.

En este caso toca hacer que intervenga otra persona para que pueda penetrar en el mundo privado de ellos o, le toca a usted ser parte de ellos aunque no le guste, explico mejor, para que usted pueda entrar en su mundo tiene que ver qué es lo que le gusta a él, y con ese tema que usted tocará pero sin que se den cuenta.

Las razones son simples, es porque si detectan es peor, se van a sentir que les quieren ver la cara de tontos y a ellos nadie les ve la cara. Si en verdad aman a su hijo deben evitar cualquier pretexto, como para que quieran tomar sus propias decisiones pero basadas en resentimientos. Entonces recuerden que somos causantes de la derrota de los hijos.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *