Todo empieza con un primer paso

No te preocupes que todo empieza con un primer paso, la pregunta es ¿Estás preparado para dar ese primer paso? En todos los casos de cambio de actitud siempre la decisión de cambiar es la más difícil. Generalmente las personas están convencidas o tienen miedo de tomar dicha decisión, el cual es una clave principal.

Los que están convencidos son personas que en cierto modo son herméticos o lo que se conoce como cerradas, ellos piensan que lo saben todo y en realidad ni siquiera saben que no saben nada. El problema con estas personas, es porque no tienen el conocimiento previo para poder entender algo que en medida no les queda.

Un pasoEllos no se toman la molestia por lo menos de preguntar si es verdad o no lo que le dicen, asumiendo que lo que ellos que es poco saben y lo toman como autoridad universal. Hay un dato interesante, ellos piensan que porque no lo conocen no existe quedando así como una  actitud, pero lo que no saben es que esa actitud  tiene un nombre y se llama ignorancia.

Los que tienen miedo de tomar la decisión en cierto modo saben por un pequeño reflejo que si hay algo que les puede servir, pero el miedo a lo desconocido le hace dudar de todas las formas, con mucha más razón si ellos nunca han escuchado de dicho proceso. De esta manera pueden pasar años de años y no decidirse.

Pero entre los dos tipos de personas el que tiene miedo es el que está más cerca de recibir la ayuda, las razones es porque necesitan que alguien les diga “Si funciona, anda que si te vas a cambiar tu actitud” entonces mientras no haya alguien que lo haga pueden seguir así y en algunos casos llegan a extremos con ellos mismos.

En mi caso he tenido esa clase de clientes-pacientes que no se atreven y han pasado, hasta seis meses sin darse cuenta que todo empieza con un primer paso, entonces cuando han tomado la decisión ha sido cuando ya han estado a punto de dar un paso pero hacia la izquierda, es decir, a punto de hacerse daño.

Las razones por la que se deciden es porque en uno de estos casos fue porque yo me ofrecí voluntariamente y aun así no venía, ¿Por qué? Pues porque ya había estado en manos de algunos especialistas  y nada que le daban la ayuda que ella necesitaba, por tanto desconfiaba de mi ayuda y peor que no sabía lo que era la Programación Neurolingüística.

En buena hora que se decidió por lo tanto dio el primer paso y ahora vive como una persona que busca el progreso, lo que antes buscaba sobrevivir. Hay que anotar que la ignorancia juega un papel muy importante aunque en un solo caso, pero en el primer caso simplemente la información no existe, por lo tanto no puede haber ignorancia.  Al menos pienso que la ignorancia existe cuando se sabe que hay algo pero no se sabe que es, por lo tanto recuerden que todo empieza con un primer paso.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *