Todos tenemos derecho a una oportunidad

La vida está llena de circunstancias que en algunas ocasiones  favorables y en otras adversas que en este caso tenemos derecho a una oportunidad, esto ha dado clara muestra, de que casi todo se ha perdido sin tener opción a reclamo, ahora eso no quiere decir que todo está perdido puesto que todos tenemos derecho, aunque sea la última.

En sí las oportunidades en muchas ocasiones están a la vuelta de la esquina pero, parece que el ser humano tiende a ver en una sola dirección que por lo general es hacia el lado equivocado, ¿Por qué tenemos esa tendencia habiendo o sabiendo que siempre hay una oportunidad? La verdad que la persona aprende a sufrir al extremo que se acostumbra.

Una oportunidadEn otras épocas no sucedía esto porque no existía el tiempo como base primordial para la vida de aquellas personas, que en este caso se vivía de acuerdo a lo que estaba en ese momento y nadie se molestaba, o sea, no había apremio por temor al retraso de algún compromiso debido al tiempo.

Estos retrasos es lo que originan ciertos errores en la vida de los cuales determinan la perdida de acciones por las cuales se llegaban a algunos logros, al no obtener ciertos logros es lo que hace que la persona sienta que ha fallado, desde luego que dichas fallas personales no son simples porque la persona se siente afectada en medida de alarma.

Las razones pueden ser porque de acuerdo a lo que ha perdido esté en juego su trabajo, su familia, la amistad o quién sabe tal vez un noviazgo, que ne este caso cualquiera que sea las razones la persona sabe que la perdida es muy grande como para dejarla pasar así cómo así, por lo mismo es que todos tenemos derecho a una oportunidad.

Generalmente una oportunidad es para demostrar algo a alguien que en este caso puede ser a una persona o entidad a la que pertenezca. Alguien por ahí me dijo una vez “Las oportunidades no están a la vuelta de una esquina” en eso estoy de acuerdo pero eso sucede más cuando no se mira con los ojos de la inteligencia y peor sin el corazón.

Todos tenemos derecho a una oportunidad y en eso no hay que darle la vuelta al asunto pero, eso no quiere decir que todos tenemos que andar por el mundo, haciendo tonterías por el simple hecho de que tenemos derechos a que nos perdonen. Es imposible estar perdonando o disculpando a una persona o entidad más de una vez por el mismo error.

No sé si saben sobre el cuento del gallo pelón, pues es así que se llega a contar el mismo cuento por veces continuas porque es un cuento de no acabar, lo mismo pasaría con las personas que se les disculpen algo por varias ocasiones siendo el mismo error. Es indudable que aquella persona se acostumbre y ese si sería un error imperdonable pero para nosotros y no para aquella persona.

De aquellos momentos en que no era tan importante el tiempo ya no están y no volverán puesto que estamos en otros momentos,  ahora las cosas se mueven a ritmos acelerados y el que no corre vuela, el inconveniente es que si no están a la par con conocimientos pues se cometen los consabidos errores con resultados nefastos.

La mediocridad es el causante de todos estos males pero el mismo no actúa sin el permiso de su portador, que en este caso eres tú. Pienso que si no eres de este grupo pues estás en el grupo de los elegidos para ser mejores cada día de los días de la vida, con esto no digo que las cosas son fáciles, lo que digo es que si te propones a aprender sacando provecho de ello no cometerás errores con facilidad.

Hay un punto clave en esto que por lo mayor es que siempre que vayas hacer algo es porque así lo has decidido, no porque alguien te obligó. Es preferible que en alguna circunstancias que no quieras hacer algo, porque no sientas que lo debas hacer, es mejor no hacerlas y disculparse por ello.

En esto es diferente a que sea parte de tu trabajo porque o lo haces o te vas, es simple. Ahora en lo personal es diferente porque ahí si entra lo antes aconsejado pero hay un punto adicional, esto es que si por alguna razón cambias de opinión eso debe ser con el corazón, ¿Por qué? Pues porque si no es así corres el riesgo de que lo hagas obligado y es ahí cuando se comete los errores, dando oportunidad a que tengas que disculparte y por tal aplicar el hecho de que todos tenemos derecho a una oportunidad.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


3 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *