Cómo se toma el control

Cuando alguien dice que está tomando control de su vida, se entiende que es una persona totalmente equilibrada, pero resulta que a cada paso que da (claro que no es siempre pero le pasa) él está con problemas que no ha podido resolver y basado en eso, comete otros errores parecidos.

En este caso no se puede decir que es una persona que lleva el control de su vida que posiblemente esté en momentos de transición pero nada más. Ahora, ¿Cuándo puedo decir que estoy tomando control? Pues para responder a esta pregunta, primero hay que definir sobre lo que es control.

Tomando-el-controlPor lo tanto al menos para mí. “Control es todo lo que yo puedo manejar a mi antojo” nótese que no es una definición oficial, es simplemente como lo veo y a mí me resulta (no soy apegado a las teorías o conceptos, aunque también funcionan) y si yo puedo manejar a mi antojo significa que tengo claro lo que estoy haciendo.

Bien, entonces ya sabemos lo que es control, ¿Ahora como llegamos a tener control? Primeramente para llegar a control hay que tener conocimiento, que es todo lo que aprende mediante la lectura, medios informáticos inclusive recomendaciones de terceros.

Cuando ya tiene el conocimiento, viene la práctica que la realiza mediante proyectos, pensamientos o simples obras. Después de la práctica viene la actitud. Como todos sabemos, la actitud viene con la continua labor que hacemos y mientras más lo hacemos más actitud tenemos.

Cuando nuestra práctica es muy basta, entonces adquirimos una actitud, que es lo que hace que nosotros hagamos todo automáticamente, sin siquiera ponernos a pensar si lo hacemos o no. Si usted conduce, no piensa dos veces para poner un cambio, simplemente lo hace y eso es una actitud.

Ahora no hay que olvidar que en muchos casos la experiencia sin conocimientos, es simplemente un error y a más errores supuestamente más experiencia, no es así, si alguien sabe lo que va hacer lo que viene es simplemente un paso.

Ahora, usted tiene el conocimiento, tiene la práctica, también la actitud que todo junto es lo que da un control, que lo puede aplicar en todo lo que tenga que ver con su vida, ya sea laboral, social o familiar.

Si usted no cumple con estos tres primeros pasos, nunca podrá decir que tiene o está tomando control de su vida. Si en algo piensa que no puede llevar control, no pierda tiempo, al menos si le interesa llevar una vida plena.

Si es así, entonces busque la información en la fuente, o sea a los que le puedan dar el conocimiento que requiera, para que de esa forma tenga su práctica y con ello alcance una actitud, que muy bien le va a servir para llegar con toda confianza para decir después que estoy tomando control.

Es difícil llevar un control absoluto pero la idea central es que la vida sea llevadera, con el mínimo roce posible y sin resistencia. Llegar a esta posición se requiere de años de aprendizaje. El tiempo es muy corto y por eso hay que empezar ya.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *