El trabajo en sociedad

El trabajo en sociedad en sí no es tan aconsejable, a menos claro que se trate de una empresa que requiera de capital y como no hay en el momento, prácticamente se torna en una  necesidad. La única forma que ingrese dinero sin que entre un banco es con un socio capitalista, por lo tanto ahí no hay vuelta que dar.

Entonces hablamos de empresas más pequeñas en las que se plantea una sociedad por una amistad o por simple conveniencia, en todo caso siempre hay un riesgo y todo por considerar que no es necesario los típicos papeleos, que en cierto modo es necesario para asegurar el porvenir no sólo de uno si no de todos lo que integren la sociedad.

El trabajoHe visto romper sociedades sólo por no ponerse de acuerdo en simples movimientos y cómo no hubo compromisos legales, cada quien por su lado y ahí el más astuto se queda con la mayor parte. Uno de los casos pasó con un cliente que en buena hora lo pude atender a tiempo porque un poco más y le da un derrame cerebral sólo por la indignación que sintió.

Era una sociedad sólo de dos integrantes y se dedicaban a vender todo lo que tiene que ver con papelería, equipos de oficina y útiles estudiantiles y todo iba muy bien es más, en el primer año tuvieron una ganancia neta muy sustanciosa y por eso siguieron con más empeño e invirtieron más dinero, por lo tanto no había razón para nada malo.

En el segundo año también le fue muy bien pero en el tercer año,  empezaron los problemas por el hecho de que uno de los socios había ofrecido un descuento que no estaba planificado, al menos el otro no sabía y por ende cuando tuvieron que hacer una entrega de un pedido, no se hizo porque las cuentas no cuadraban, eso molestó al otro socio.

Por el momento se calmó los ánimos y siguieron trabajando, después vino otro problema que en este caso fue por una mercadería que había llegado, por el cual la factura estaba muy por encima de lo estipulado. Por lógica no se podía pagar algo que estaba muy caro, al menos la lista de precio de venta ya estaba con otro valor, por lo tanto podía haber perdida.

Mi cliente no soportó más y reventó reclamándole por los malos movimientos por parte de él (socio) según los comentarios,  hubo hasta golpes y como ninguno de los dos es tonto y no querían perder, decidieron romper la sociedad y así lo aceptaron y cada quien por su lado, el caso es que el reparto de todo era por partes iguales.

De un día para otro la bodega que alquilaban quedó casi vacía y sorprendido llama a la policía pensando que habían sido víctimas de un robo, el cual no fue así, él socio había llegado muy en la mañana y se llevó casi toda la mercadería alegando que esa era su parte de la sociedad, el resto era del otro socio es decir escritorios, computadora, sillas, algunas perchas y algo de mercadería.

Mi cliente indignado por quedar sin nada había empezado a gritar y con un machete empezó a romper todo lo que se encontraba en la bodega. Esa reacción espontanea le provino un fuerte dolor de cabeza que hasta se desmayó, después de eso se resignó porque todos los papeles estaba a nombre de el socio y él no era nadie ante la ley, todo por confiar en una sociedad sólo de palabras.

Así mismo conozco sociedades que funcionan a la mil maravillas, algo así como “De cero a tener dinero como para cinco generaciones” eso si que funciona muy bien y si les creo porque los conozco. Cuando hay honestidad no se necesitan papeles de ningún tipo, sólo con un apretón de manos es suficiente y esas sociedades trabajan y producen mucho dinero, en todo caso a eso si llama trabajo en sociedad.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *