Un triunfador

Ser parte del selecto grupo de ser un triunfador no es cosa fácil, se necesita coraje, determinación y más que todo el querer ser, en esto implica muchos factores como es todo lo que le rodea al futuro triunfador, en sí se puede hablar de muchas cosas pero hay algo que es específico, ¿Quién rodea tu entorno? ¿Qué clase de información tienes? ¿Qué libros son tus favoritos? ¿En realidad quieres ser un triunfador?

Cómo verán hay algunas preguntas que sólo el interesado las puede responder. Pienso que la última pregunta es la que más tiene peso, porque si responde que si el resto es más fácil, el problema radica en que si no está seguro todo se le complica, y una de las razones es que cualquier cosa que haga será un verdadero esfuerzo y cuando hay esfuerzo es porque está en contra de lo que queremos hacer.

El triunfoHe leído en algunas páginas de los blog que he visitado, que debemos hacer un verdadero esfuerzo en lo que hacemos porque sólo así se llegará al éxito, al menos yo no creo en eso, le pregunto, ¿Sería un verdadero esfuerzo el salir a divertirse? Al menos yo no lo creo porque si se va a divertir “Qué más quiere el pato que lo tiren al agua” así de sencillo.

Entonces, estamos de acuerdo que si vamos hacer un trabajo y nos divertimos con ello, entonces ¿Cómo puede ser un esfuerzo? Hoy conversando con uno de mis colegas, empezamos hablando del tema de ¿¡Cómo se llega a triunfar!? Y tanto él como yo nos acordamos de personas que si usted o cualquier persona que amablemente visita este blog los ve o los hubieran conocido hace 10 años, no creerían.

El caso de un señor que nació con sus piernas que le sirven en un 5% prácticamente no. La vida de él ha sido por demás llena de sacrificios por su impedimento sin contar el rechazo del que era objeto de la gente, ¿Novia? Ni que decir. Un día se cansó y pensó que así no iba a llegar lejos así que se puso a estudiar y después de algunos años.

Ahora ya está casado,  con dos hijos,  con dos títulos académicos y para coronar tiene un alto cargo en una empresa y vive “Cómo Dios manda” la gente que antes lo rechazaba ahora lo respeta y es bien recibido donde quiera que vaya. A eso es que llamo ser un triunfador que en el trayecto de su camino no se amilana ante nada y lo único que sabe, es que el lugar hacía dónde quiere ir está más allá. Es emocionante ser un triunfador.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


7 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *