Valorar el trabajo

Hoy me encontré con una escena de cómo valorar el trabajo, resulta que un señor se acerca y solicita en uno de los locales que están en el sector, que le hagan un trabajo en su vehículo y cómo sabemos, es comienzo de semana y después de pasar el día del padre, la mayoría está gastado entonces no queda otra que trabajar rápido y con buen modo.

Él solicitante indica al señor que le va atender el problema que tiene en su vehículo, el señor que va a ejecutar el trabajo se acerca muy amablemente al vehículo y le dice un precio, el cual no es aceptado por él solicitante, entonces empieza el regateo el cual es muy malo cuando uno se considera un profesional en su rama.

ValorarPero de igual se lanzaron al tira y jala más porque de parte y parte estaban escasos de dinero, claro que por las mismas razones (día del padre) hasta que se menciona un sólo precio y él solicitante se siente ofendido ya que le parece muy caro pero, plantea una solución salomónica el cual consiste en que él va hacer una parte del trabajo para que le cobre menos.

Siendo aceptado por el mecánico, entonces le entrega las herramientas y 10 minutos después regresa el señor que solicitó el servicio y pregunta ¿Cómo saco esa pieza?  Cuando se supone que él sabe lo que va hacer, por lo tanto es ignorado por el mecánico que en respuesta recibe un insulto y acto seguido se sube al vehículo y da marcha.

La actitud por demás tonta de parte del chófer del vehículo le hace cometer tonterías, tanto que no se dio cuenta que el mismo dejó las herramientas metidas en donde está el motor, ya pueden imaginarse que las herramientas salieron por ahí brincando. El caso es que hay personas que hacen el mismo trabajo pero por cantidades minúsculas.

Tanto es que siempre están prestando dinero porque no les alcanza, y es que tienen que trabajar más por menos.  En este caso, estoy de acuerdo en que uno no puede estar trabajando por el precio que le quiere pagar el que le solicita un trabajo o servicio, es más lo veo cómo un insulto ya que al dudar de mi precio o el suyo está dudando del  conocimiento, que incluso es una forma de no saber valorar el trabajo de otro.

Pienso que en el caso de que el precio le parezca demasiado, debe buscar los servicios en otra parte y no entrar en el desmerecimiento de los demás al faltarle el respeto, al menos  de la forma que lo hace al pedirle rebaja. En mi caso, me ha tocado pasar hasta tres días en cama y todo por atender a una persona, que estaba tan cargada de energía negativa, la cual es absorbida por el que atiende.

Al menos le veo absurdo el tener que pasar por los inconvenientes, por un precio que le veo muy barato en relación al resultado pero, como alguien tiene que hacer ese trabajo siempre estaré listo, para ejecutar la noble orden de los Programadores Neuro-lingüístas ya que somos escasos. Todos deben saber lo que implica el trabajo de cada quien, por lo tanto a valorar el trabajo.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *