Aprenda a recuperar el control de su vida y emociones

Es inevitable pero todas las personas tienen emociones, ya que sin ellas solo seriamos unos títeres, el cual es lo que nos diferencia de cada persona que está en nuestro alrededor. Las emociones es lo que hace que nos sintamos bien o mal, desde luego que esto depende, de lo que tengamos en nuestra memoria.

Todo se basa en los recuerdos que se tiene bajo la experiencia, que por lo general, casi siempre es negativa. Es notable que al nacer, uno tiene el control sobre lo que tenemos en esos momentos. Lamentablemente, en esa edad, es casi nada.

Por tal, no hay de qué preocuparse, pero, cuando el niño empieza a crecer y va aprendiendo conforme pasa el tiempo, todo lo que ve, escucha, siente, huele o toca, será una de las llaves por cada cosa que sea experiencia para él. Ahora, mientras no sea algo negativo como un susto, presión emocional o trauma, todo está bien.

Controla tu vida
Aprenda a recuperar el control de su vida y emociones

¿Qué pasaría si hay un cambio en su vida?

Todavía se puede decir que mantiene el control de sus emociones. Pero, ¿Qué pasaría si de pronto algo le pasa? Por decir un maltrato, que sea sistemático, o que ese maltrato sea por varias personas al verlo débil, que saben que no podrá responder.

Que por lo general, esto suele pasar con los hermanos mayores o hermanas, de ahí pasa a los tíos, tías, primos o parientes cercanos. De ahí parte hacia las personas que están en su rededor. Lo que pasaría sería que ese niño, va perdiendo el control de sus emociones, porque no supo qué hacer en el momento propicio.

Ahora en su gran mayoría, lo que hacen es adaptarse al dolor, al menos lo que aprenden con el golpe, que no sirve de algo el agacharse a llorar. La verdad que ese sistema solo sirve como para aprender, puesto que en esa edad no ven que el aprender puede ser de otra forma.

Formas de aprender a sobrellevar la vida

Con el tiempo, se da cuenta que aprendió a que no debe hacer esto o aquello, porque si lo hace le dolerá, por tal crece con la idea que así son las cosas. Desde luego que esto en apariencia queda en el olvido, pero, con el tiempo y ya con edad más avanzada, por decir de adulto, su vida cambia porque encuentra a una persona, que puede caminar junto a él o ella.

Con esto, todo va bien y empieza a tener hijos o hijas. De pronto cual disco duro de una computadora, empieza a soltar emociones por experiencias que tuvo en otros tiempos, solo que no sabe por qué, pero su actitud va cambiando conforme sigue su vida.

Pero esto parte de lo que está en su memoria, por lo que vivió a punta de dolor, burla, maltrato o cualquier acción que le hizo sentir mal. . Ahora, todo está bien en su mundo que creó esta persona, pero no para los que están en su entorno.

Cada día los problemas se hacen más notorios, sin que para la persona que las origina, sea algo grave puesto que desde su punto de vista, todo está bien porque así lo ve él. Hasta ahí todo va en apariencia normal, hasta que cierto día, alguien que ya no quiso aguantar más, se alza y reclama.

Reacciones de una acción por el control

Esto hace que el causante se vea atacado, sin que vea como la causa, si no, como el efecto, que reaccionará por lo que está pasando cuando no es así. Ahora, en ese caso, como cualquier persona que se siente atacada, reaccionará de la mejor forma, que en este caso es con violencia.

Ahora, uno como parte del problema, al menos si veo que ya es notorio el reclamo, tengo que hacerme la pregunta, ¿Acaso será que tengo algo de culpa?? En el momento que pienso en las posibilidades, de tener algo de culpa en lo que está pasando, debo frenar, parar lo que está sucediendo.

Ahora no es tan sencillo como parece, puesto que la otra persona se me viene encima y con justa razón, que me reclama acciones hechas por mí. Es dable que esto hace perder la paciencia y por tal perder el control en lo que se hace, por lo cual, las emociones están en medio, que si no se controla, termina en más peleas o tragedia.

Ahora, para aprender a tener control en esto, nunca discuta con alguien que le está reclamando algo. Si usted discute, está dando carta abierta al reclamante para que avance con más energía. Esto quiere decir que no tiene opción a poner las cosas en sus lugares.

No el que más grita tiene la razón

Esto por el hecho que así, cada uno alzará la voz y nadie tendrá la razón, porque los dos las tienen al mismo tiempo. Como ya se sabe, cada uno creerá que tiene el derecho de estar encima del otro, sea esto hombre o mujer.

Es notable lo que se ve en las redes sociales, que ahora las peleas ya no son solo de hombres, porque las mujeres también lo hacen y en la calle. Ahora, por esta razón es que para aprender a tener control sobres las emociones, lo que debe hacer es callar, deje que la otra persona aunque no tenga la razón, descargue esa energía negativa.

Ahora, cuando lo haga, ya no tendrá fuerzas para seguir en lo mismo. Esto no quiere decir que usted se quedará quieto, no es así. Lo que pasa es que al quedarse callado o callada, usted sabrá lo que hay detrás de ese reclamo, porque escuchará con atención lo que le dice, puesto que así tendrá argumentos para responder.

Lo que puede hacer

Es seguro porque la otra persona quiere que usted, le dé el toque para que esa persona, tenga el pretexto de agredirlo, pero eso pasaría si usted discute. Una vez que sepa lo que pasa, usted responde, no discute, pero siempre buscando que cada palabra que diga, no sea en contra de esa persona.

Para que pueda hacer esto, se debe tener siempre presente, que esa persona viene con la sangre en el ojo, dispuesta a que usted le diga algo, pero como no lo hará, da muestras que usted lleva el control. Desde luego que para esto, puede hacer un juego de imágen personal.

Esto quiere decir que nunca lo verá como el antagonista, rival o enemigo, porque si lo ve así, usted perderá el control de sus emociones, porque su ego y el inconsciente le jugarán en su contra.  Ahora, ¿Cómo lo hará? Simplemente que el ego dirá en su mente, “Yo no soy pendejo ni cobarde, no le tengo miedo”.

Para esto el inconsciente lo que hará, es sacar emociones viejas, que tenga que ver con peleas, reclamos e incluso el miedo que sintió. Esto creará antes de salir o enfrentarse con el agresor, un cierto temor a que le peguen y con eso, ya el 50 % del control de sus emociones está perdido, el resto viene por añadidura de lo que pase en los primeros minutos.

Pero esto es si no sabe lo que debe hacer, que para esto lo que debe hacer es ver al enemigo como un niño, un mimo o alguien que no es de peligro, imagine qué será???

Otra estrategia para llevar el control

Desde luego que esto no es para que se ría de esa persona, porque debe ser cauto, prudente y solo seguir con los consejos que se da, calle y deje hablar hasta el cansancio a esa persona. Otra forma para que usted no pierda el control, es que no lo atienda a esa persona, en el momento en que lo visita.

Pienso que para esto está bien un ejemplo personal. Hace algunos años, tuve un almacén de repuestos. Cierto día vino un cliente, compró lo que quiso pero en ese entuerto, llevó lo que le dije que no lo haga, puesto que no era para lo que quería.

Dicha pieza era para un motor de auto de juguete, el cual es como uno grande, solo que de tamaño muy pequeño. . Ahora, como a los dos horas en pleno sol del medio día, se acerca una señora caminando, cargando el auto sobre su cabeza, es de notar que aunque sea de juguete, eso pesa.

Para esta señora que venía con la sangre en los ojos, mirándome a la distancia, calculando las formas de matarme, con un sol que mataba. Llega a mi local y como ya la había visto desde lejos y detecté, que era el juguete que me mencionó el señor que compró la pieza, ya sabía lo que me iba a reclamar.

Por tal, justo cuando llegó, ella preguntó, ¿Quién es el dueño de este local?? Le respondí, Yo señora, pero por favor espéreme unos minutos que estoy ocupado. Con esta respuesta, esta señora, que tenía ese peso sobre su cabeza con los brazos extendidos, y con el sol que abrazaba, me dijo, está bien le espero.

Pero me di cuenta que poco a poco iba bajando los brazos, cuando vi que ya no aguantó más, le dije, “Bien señora, dígame en qué le puedo servir???, Con esto ella me mira y me dice, “Espere un momento”. Era notorio que al cansarse le bajó los humos de iras y ganas de pegarme.

Unos minutos después y ya sin coraje, me dijo que venía a reclamarme algo que su esposo compró, por tal, le expliqué que no quería venderle eso porque sabía que no le iba a servir, pero por el precio, dijo que con tal que le dure un cuarto de hora, bastaba, porque los niños son solo para un rato el jugar.

Con eso entendió y me compró la pieza que si era la que le sirve y se fue en paz. Ahora, ¿qué pasó ahí? Pasó algo simple, solo fue que se agotó y la furia no dura por horas, al menos en estos tiempos es imposible, por tal, si le atendía en ese momento, capaz que me tira su auto en la cabeza, y sin tener culpa.

Conclusión:

Con esto, espero que hayan entendido que no sirve de algo, el dejarse llevar por los impulsos de la otra persona, porque usted es la que lleva el control, que si lo pierde, pierde todo, por eso, aprenda a tener control sobre su vida y emociones.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


por
2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.