Cómo ayudar a un hijo que está en problemas

Cómo ayudar a un hijo que está en problemas. El tema de ahora, es porque tengo algunos comentarios sobre sus hijos o hijas, que para sus padres, ellos están mal, o sea, que tienen problemas de todo tipo y no saben por qué.

Desde luego que esto, parte desde los padres que no supieron poner un, ¡Alto!!! cuando fue necesario. . en los comentarios se nota lo que pasa conforme lo explican, sin poner nada que diga o se pregunten, ¿En que parte se equivocaron? Los comentarios dicen:

“Hola, ¿Cómo se puede ayudar a un hijo que toma alcohol, no es responsable con su trabajo, ni con su vida, malas amistades? La verdad no sé si se droga, no es agresivo, no es atrevido pero cuando sale de casa es otra persona”. Otro comentario dice:

¿Cómo puedo ayudar a mi hija con Ho’ oponopono en su crisis sentimental?  Otro comentario dice:

“Mi pregunta es si se le puede enseñar a mi hijo, a veces se siente triste por motivos familiares y la verdad, me pide ayuda y se lo conté, hice mal?”

¿Cómo entender el pedido de ayuda?

Como se dará cuenta, son tres formas de pedir ayuda, aunque en la una no sabe si lo hizo bien o no, pero de igual, para que un hijo sienta tristeza por algo que pasa en casa, tenga mucho cuidado, porque la tristeza es una antesala a cometer atrocidades en su contra, como única salida.

Cómo ayudar a un hijo que está en problemas

Cómo ayudar a un hijo que está en problemas

El punto en esto es que siempre hay formas de ayudar a un hijo y para esto, debe estar preparado para asumir la responsabilidad que le toca como padre o madre. Es fácil escuchar por ahí a una madre o padre, quejarse de sus hijos, por algo que han hecho o no lo hicieron.

Desde luego que eso lo hacen casa adentro, porque para los demás sus hijos o hijas, son los mejores del mundo.  Hay casos en que se dan cuenta que algo está pasando con sus hijos, por el cual, se ponen alerta y creen que ellos están por mal camino, ahora desde luego que le siguen los pasos y comprueban que si es así.

El mal de todos los padres cuando se han dado cuenta, que los hijos están por mal camino, es que enseguida viene el castigo, que por lo general, siempre es el físico.  Desde luego que no estoy en contra, porque a veces si es necesario pero no como muchos lo hacen.

Esto es que castigan como si fueran hijos del canalla y no los suyos.  El punto de un castigo físico, cuando se está seguro que ustedes dan buena educación, con el ejemplo, es que debe haber una razón justa.

El castigo justificado

Ahora, es de notar que hay ocasiones en que uno por curiosidad, se mete en problemas y lo digo, porque lo hice en mis tiempos de las burradas.  Desde luego que eso hacía que me castiguen y por el cual ahora que me acuerdo me rio, porque aunque el castigo fue severo, solo por haberme emborrachado cuando tenía 13 años, aunque no lo vi justo para mi tierno cuerpo, pero, fue justo por el momento en que cometí mis faltas.

Solo para que tengan una idea de cómo fue, mis padres llegaron de viaje, desde luego que fue justo al día siguiente de mis pendejadas.  Ahora, yo como todo inocente, estaba en mi gloria, cuando mi madre me manda a recoger algo que tiró al piso, justo al subir las escaleras, en donde la única salida estaba por dónde ella estaba.

El caso es que me hizo agachar y siento que me coge del cuello, tipo llave de lucha, creo que a eso le llaman candado. El caso es que no podía soltarme y de un jalón, me sube la camiseta y cuando siento, que me cae un latigazo en mi pobre espalda y yo agachado sin poderme mover.

El grito no se hizo esperar por la sorpresa y el dolor, sin contar la roncha que ya tenía, puesto que el latigazo fue con un látigo de cuero de vaca de tres patas.  Cuanto dolor sentí y sin poder hablar del susto que tuve, pero pensando que eso era todo.

El castigo debe sentar precedentes

¡Qué va a creer! Si alguien nunca ha visto a una poseída, pues mi madre lo estaba porque en seguida me cayo uno tras de otro latigazo.  La verdad que no me acuerdo, todo, solo porque les había hecho quedar mal en el barrio, al estar borracho en la calle.

Eso no fue todo, porque de ahí me agarró del pelo, como si fuera un títere y derechito al peluquero, me hizo el corte militar pero cuando recién entran al servicio, o sea, caso pelado a mate.  El punto de esto es que no fue una sola vez que me castigaron.

Pero sin embargo, ¿Estoy traumado por tantos castigos? Para nada, es más, el que está presente ante mi madre, que ahora tiene 80 años, soy yo, al que más castigó.  Desde luego que la forma en que lo hizo nunca fue algo injusto, porque me decía por qué lo hizo.

El negocio de ahora, de los psicólogos es que nadie puede castigar a un niño, hagan lo que hagan y eso es un negocio para ellos. Para empezar en esta explicación, que desde luego lo hago desde mi punto profesional, como hijo que fui y como un ser, que aspira llegar a estar limpio del todo de mente y cuerpo.

Los padres tienen responsabilidad en los actos de los hijos

Es de notar que en el comentario del hijo, que está en malos pasos, la madre ni siquiera tiene la idea que esos pasos, ellos lo trazaron para que su hijo siga.  Ahora, con el pasar del tiempo, el hijo lo que ve es solo eso, no ve salida y todo está dentro de casa.

Con esto, ¿Cómo puede creer que alguien que es vicioso e irresponsable, puede aprender a ser así fuera de casa? Eso sale desde su propia casa.  Lamentablemente esto nace desde la infancia, que es muy posible que ellos le enseñaron a ser así, sin que sea una enseñanza propia, ¿Cómo lo hacen?

Es con el ejemplo, con lo que ve, con lo que escucha, a esto le suma lo que ve como acción de sus padres y gestos que hacen.  Todo padre quiere que sus hijos sean ejemplares, pero no toman la acción para eso.

Cuando los hijos o hijas llegan a una edad, en la que empiezan asociar lo que aprendieron de forma inconsciente, con lo que es parte de sus vidas, lo que les pasa, que en muchas formas, toman como una especie de repaso emocional y hacen todo lo que vieron, que desde luego ellos les ponen sus puntos especiales de cada persona.

Esto es lo que origina que una persona, que coge como oportunidad o pretexto, para aprender o simplemente copiar lo que vieron cuando bebían, por ello, también lo hacen.  Esto me pasó a mí, veía como mi papá tomaba y eso era muy de repente, pero lo hacía en casa con sus hermanos.

Los hijos aprenden de lo que ven o escuchan

Un día lo hice fue copiar lo que vi, aunque admito que no sentí lo que creía que se siente, macho, grande, es mas, fue algo simple, por tal, eso lo dejé a un lado, pero lo volví hacer cuando tuve los 13 años.

Todos los problemas que se originan en casa, crean delincuentes, maltratadores, bebedores, ladrones, drogadictos, suicidas, pero también, excelentes personas, sabios o artistas, lo que sea siempre que sea bueno para el entorno y los demás.

Cómo ayudar a un hijo Por esto, ¿Se puede ayudar a un hijo que está pasando por algo así de malo? Claro que sí, pero siempre antes de empezar, debe asumir la responsabilidad, que en algo se equivocaron, ¿Por qué? Porque de esa forma, ustedes como padres, harán lo que deban con tal de sacar a sus hijos del camino erróneo.

Una vez que lo hacen de aceptar su culpa, empiezan por analizar a su hijo, lo que hace, qué le gusta, qué no le gusta.  Esto no quiere decir que sean solapadores, solo van a estudiar su mundo para que así ustedes puedan entrar en el de él.

Cuando lo han hecho por algunos días, ya saben en que mundo vive, que desde luego es todo lo contrario al que debe ser, ustedes empiezan con sus cambios, en los suyos. Para esto pueden ser conscientes de sus egos y si no pueden, pidan ayuda a Ho’ oponopono.

Ho’ oponopono práctica perfecta de ayuda

Esto lo puede hacer con la frase poderosa y clásica, “Lo siento, perdóname por lo que está en mí, que no pueda alcanzar humildad para ayudar a mi hijo, te amo, gracias”.  Por si preguntan, ¿Por qué humildad? Porque la necesitan cuando deban hacer lo que sigue.

Esto es que deben aprender a ser como sus hijos, esto es para que puedan participar de lo que ellos hacen. Esto tiene una advertencia, nunca hagan de golpe ni querer impresionar como que han cambiado, esto lo único que les dará que su hijo se pregunte, ¿Qué les pasa?  ¿Desde cuando les gusta lo que hago?

En cambio si lo hacen despacio, paso a paso, él solo verá algo natural.  Por nada del mundo traten que sus hijos vean lo que hace.  Ejemplo, si su hijo le gusta los vídeos juegos, usted buscará como hacerlo pero al disimulo.

Como complemento y si se da cuenta que debe hacerlo, puede aplicar otra frase poderosa, esta puede ser,  “Lo siento, perdóname por lo que está en mí, que ha creado esta situación o actitud en mi hijo, te amo, gracias”.  Ya saben repetir 3 veces y olvidar y luego repetir solo si sienten o le llegan pensamientos de lo que está pasando.

Como acto final haga esto

Cuando haya el momento propicio puede entrar con una pregunta, pero siempre que sea el momento que se toque el tema de los juegos, sea en televisión, computadora o lo que sea.  Preguntar y salir, no dar oportunidad de sospechas.

Ahora, cuando su hijo se dé cuenta que usted juega mal, es ahí que le puede decir algo y una vez que lo haga, quiere decir que le abrió la puerta para que usted entre y es ahí, cuando será el amigo que no tiene en casa.

Cuando eso pase, podrá hacer preguntas incrustadas y poner un cambio en la vida de todos, por el hecho que la que hacían no era la correcta.  Ahora, ¿por qué es diferente fuera de casa? Por la misma razón que el problema está dentro y no fuera.


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.