¿Cómo Enfrentar La Pérdida de un Hijo?

Solo para inteligentes ¡Califica!

Cómo enfrentar la pérdida de un hijo. Aunque sé que no es tan fácil pero se puede. Enfrentar la pérdida no quiere decir que se ha dejado de sentir que fue un hijo, lo que se hace es asumir la realidad pero desde un punto separado.

Hay casos en que la pérdida no significa exactamente que el hijo se ha muerto, porque en algunas situaciones ha existido diferencias de pensamientos y por tal razón, el hijo decide irse a vivir a otro lugar, esto por lo general no es aceptado.

Cómo enfrentar la pérdida de un hijo
La pérdida de un hijo

Desde luego que esto sucede cuando los hijos ya están en edad de decidir por sí mismo, pero esto no implica que las reacciones de los padres serán las más apropiadas, claro que viendo desde el punto del hijo-a.

Cómo enfrentar la pérdida de un hijo

Para algunos padres, que han vivido de una manera muy estrecha con todos los que componen la familia, llegan a pensar que la vida será así toda la vida aunque en el fondo sepan que un día se irán, esto molesta pero tratan en lo posible de no pensar de esa manera.

El amor que un padre llega a sentir por sus hijos y la forma cómo lo expresa, tiene mucho que ver con la manera en la que él, cuando fue un hijo tierno, joven y adolescente, recibió el cariño de sus padres, por esto es que son diferentes de unos a otros.

Esto no quiere decir que un padre ame menos a un hijo por tener una actitud un poco simple, tampoco quiere decir que un padre ame mucho por la forma de acercamiento que tiene, ya que su forma de actuar está basado en la forma en que fue tratado.

La reacción de un padre ante la pérdida de un hijo puede variar significativamente según la personalidad, las creencias, las circunstancias individuales y la relación que tenía con su hijo. Algunas reacciones que un padre podría experimentar en un momento tan difícil.

En las primeras etapas de la pérdida, es común que los padres experimenten un estado de shock y negación. Pueden tener dificultades para procesar la realidad de la pérdida y pueden sentirse abrumados por la incredulidad y la confusión.

La pérdida de un hijo es una de las experiencias más dolorosas que una persona puede enfrentar. Los padres pueden experimentar un profundo dolor emocional y una tristeza abrumadora que puede manifestarse en llanto, angustia y desesperación.

Culpa y remordimiento

Algunos padres pueden experimentar sentimientos de culpa y remordimiento, preguntándose si podrían haber hecho algo para prevenir la pérdida o si podrían haber sido mejores padres. Estos sentimientos pueden ser abrumadores y difíciles de manejar.

La pérdida de un hijo puede desencadenar sentimientos intensos de rabia y enojo. Los padres pueden sentirse enojados con ellos mismos, con otros, con el mundo o incluso con la persona fallecida por lo que sucedió.

Algunos padres pueden retirarse emocionalmente o aislarse de los demás como una forma de hacer frente a su dolor. Pueden tener dificultades para comunicarse o interactuar con los demás y pueden buscar la soledad como una forma de procesar su dolor.

A medida que pasan el tiempo y comienzan a lidiar con su pérdida, algunos padres pueden buscar significado y consuelo en sus creencias espirituales, en la comunidad o en actividades que les ayuden a honrar la memoria de su hijo.

Con el tiempo, muchos padres pasan por un proceso de duelo que implica una serie de etapas, que pueden incluir la negación, la ira, la negociación, la depresión y, finalmente, la aceptación. Este proceso puede llevar mucho tiempo y puede implicar altibajos emocionales.

Es importante recordar que no hay una forma «correcta» de reaccionar ante la pérdida de un hijo, y que cada individuo puede experimentar el duelo de manera diferente. En momentos tan difíciles, es crucial que los padres reciban el apoyo emocional y la comprensión de sus seres queridos, así como posiblemente buscar ayuda profesional si es necesario.

¿Qué se entiende por pérdida?

Por lo general es cuando no encuentra algo que tenía, en este caso, el padre llega a creer que su hijo-a ya no la va a tener, esto se da cuando se piensa que los hijos son propios pero en pertenencia, lo que todos sabemos que no es así.

Debemos recordar cuando todos fuimos hijos y de un momento a otro decidimos tomar nuestro rumbo, ¿Acaso pensamos en lo que va a sentir nuestros padres en el momento en que nos fuimos? Lo dudo porque yo no lo pensé.El padre con su hijo

 

Nunca me puse a pensar sobre el impacto que mis padres podrían recibir, cuando se enteraron de que yo había tomado la decisión de casarme y por tal irme de la casa. Es curioso que a mí me pasó algo igual con un hijo, que se fue de la casa por creer que ya estaba listo.

Uno como padre siente que algo se ha ido pero al mismo tiempo se siente un vacío y lo raro, es que no sabe exactamente por qué. Ahora, la pérdida es justamente lo que no se entiende con claridad el por qué ha pasado.

La pérdida de un hijo es una experiencia profundamente dolorosa y devastadora que ocurre cuando un padre sufre la muerte de su hijo. Esta pérdida puede ser causada por diversas circunstancias, como enfermedad, accidente, violencia u otras tragedias.

En el contexto de la pérdida de un hijo, se experimenta un profundo vacío emocional y una sensación de pérdida abrumadora. Los padres pueden sentir un dolor intenso y duradero que afecta todos los aspectos de sus vidas.

¿Cómo enfrentar la pérdida qué hay que entender?

Esta pérdida no solo se refiere a la muerte física del hijo, sino también a la pérdida de todas las esperanzas, sueños y expectativas que tenían para él. Es una pérdida que deja un impacto profundo y duradero en la vida de los padres, que puede cambiar fundamentalmente su forma de ver el mundo y a sí mismos.

La pérdida de un hijo desafía las creencias más fundamentales sobre la vida, la muerte y el propósito, y puede desencadenar una serie de emociones complejas, como tristeza, ira, culpa, confusión y desesperación. Es un proceso de duelo único y personal que puede requerir mucho tiempo y esfuerzo para sanar.

Es importante reconocer que la pérdida de un hijo es una experiencia única y profundamente personal para cada padre que la experimenta. Cada individuo puede enfrentar y procesar su dolor de manera diferente, y es crucial que se brinde apoyo emocional y comprensión a aquellos que atraviesan este difícil camino del duelo.

Cierto día cuando aún era joven, unos 22 años, me pasó que me hijo casi se muere, solo la idea que ya estaba para el otro lado, mi mente se puso activa y desesperada. Primero sin saber qué hacer a plena media noche.

Tanto fue que mi hijo estaba morado e inconsciente y yo por la desesperación que no respiraba, casi le hago una traqueotomía. Si no fuera por la madre, otra sería la historia a contar. El caso es que salí a la calle a buscar un Doctor para mi hijo.

Corría por aquí y por allá, nada que aparecía el bendito Doctor y miren como uno reacciona, que no me acordaba que tenía Médico de cabecera por la empresa que tenía en ese momento.

¿Enfrentar o comprender?

De ver que no encontraba médicos, regresé a casa triste y resignado y lo que se me ocurrió fue darle una bendición a mi hijo. Ahora no digo que eso lo curó pero si reaccionó, y ya con eso regresé a casa mas tranquilo.

En ese momento me acuerdo del Doc y lo llamé y vino en ese momento, lo atendió y qué creen? Pues no sabía que tenía, sin explicación, pero si que pasé un susto del diablo y ahora, cómo será cuando el hijo ya no está en este mundo?

En muchos casos se utiliza esta palabra «Enfrentar» ahora, ¿Por qué debe ser enfrentar si no se trata de ir en contra del hijo o de sus acciones? Lamentablemente son palabras que enseñan que lo que se siente en ese momento es una especie de ataque emocional.

Esto en buena hora no lo es, solo es que cada persona que ve o se ha dado cuenta que se ha ido (hijo-a) su imagen mental sobre la familia perfecta, se ha caído o ya no la tiene, puede ser también que esa imagen se está alejando, esto es lo que hace que se sienta desolado aunque su esposa esté a su lado.

Lo mejor para esto es comprender lo que está pasando y que todos, tienen el derecho de formar su familia en otro lado. Para que esto se comprenda muy bien, se debe relacionar su caso con la de su hijo-a, se dará cuenta que ustedes como padres pensaron igual.

¿Qué pasa si no funciona el comprender?

Esta es una buena pregunta, si no funciona es porque ustedes tienen un programa mental muy bien estructurado en la mente, en este caso, debe estar bien implantada con anclajes y efectos, es decir, que hay pensamientos, emociones generadas por las imágenes mentales.

Ahora, si esto está así, la única forma sin que tenga que ver ningún tipo de droga, es quitar todas las imágenes mediante procesos neuro-lingüísticos, ¿Por qué debe ser así? Es porque se debe quitar toda sensación emocional que tiene registrado por las imágenes mentales.

Esto no se puede hacer sin que tenga los conocimientos necesarios, ¿Qué se consigue con un cambio? Se obtiene la tranquilidad mental y con la seguridad, que no regresará más la misma emoción negativa, incluso ya no pensará en, ¿Cómo enfrentar la pérdida de un hijo? Por el hecho de que ya no tiene una razón de por qué lo debe hacer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.