Domina la brujería y el miedo con Ho’oponopono

Solo para inteligentes ¡Califica!

Domina la brujería y el miedo con Ho’oponopono. La brujería es un tema que ha despertado miedo y temor en muchas personas a lo largo de la historia. Sin embargo, es importante comprender que este concepto va más allá de lo que comúnmente se cree.

A través de Ho’oponopono, es posible encontrar una forma de liberarse de los efectos negativos de la brujería y recuperar el control sobre la propia vida. La brujería, también conocida como ciencias experimentales, ha sido malinterpretada a lo largo del tiempo.

Si alguna vez has experimentado sensaciones de malestar o intranquilidad sin razón aparente, es crucial prestar atención a la información que se presenta a continuación. Es comprensible que el miedo y la incertidumbre puedan llevar a pensar en la influencia de la brujería en la vida personal.Domina La brujería y el Miedo con Ho'oponopono

Domina la brujería y el miedo

Sin embargo, es crucial abordar este tema desde una perspectiva clara y fundamentada. La brujería, en su verdadera esencia, no es simplemente una fuerza maligna que actúa sobre las personas de manera mágica, como comúnmente se cree.

La brujería no debe asociarse únicamente con el miedo y el desconcierto. Es esencial comprender que su origen se remonta a antiguos conocimientos, prácticas y técnicas que han sido tergiversados a lo largo del tiempo.

La iglesia católica, en su afán de mantener el control, ha etiquetado la brujería como una manifestación del mal, vinculándola con el diablo y sembrando el temor en la población. El concepto de «dominar de forma mágica el curso de los acontecimientos o la voluntad de las personas» debe ser analizado con cautela.

La influencia de la brujería no radica en una manipulación sobrenatural, sino más bien en el miedo y la sugestión que genera en aquellos que creen en su poder.

El Poder de la Mente y Ho’oponopono

Ho’oponopono ofrece una perspectiva única para abordar la influencia de la brujería en la vida personal. Este antiguo arte hawaiano de resolución de problemas se centra en la reconciliación, el perdón y la limpieza interior.

Al asumir la responsabilidad de lo que sucede en nuestras vidas, podemos liberarnos del miedo y la influencia externa, incluida la supuesta brujería. Es importante comprender que Ho’oponopono no busca contrarrestar la brujería de manera convencional.

Más bien empoderar a la persona para que recupere el control sobre su propia realidad. Al reconocer que nuestras percepciones y pensamientos influyen en nuestra experiencia, podemos transformar la manera en que la brujería afecta nuestras vidas.

La brujería, lejos de ser una fuerza mágica que domina a las personas, es en realidad un reflejo de los temores y creencias arraigadas en la sociedad. Al abordar este tema desde una perspectiva de empoderamiento personal y autodescubrimiento, es posible liberarse de sus supuestos efectos y recuperar el control sobre la propia vida.

Domina la brujería y la manifestación del miedo

La brujería, entendida como una manifestación del miedo y la sugestión, puede ser abordada de manera efectiva a través del Ho’oponopono. Al asumir la responsabilidad de nuestros pensamientos y emociones, podemos liberarnos de la influencia externa y recuperar el control sobre nuestra propia realidad.

Es crucial desmitificar la brujería y comprender que su supuesto poder radica en la mente humana, no en fuerzas sobrenaturales. En ocasiones, se pide nombres y se desea que ciertas cosas sucedan o le ocurran a alguien.

Desde el momento en que respondo, mi mente adquiere la forma que deseo. Eso permite que el brujo prediga lo que ocurrirá, y yo me siento satisfecho al saber que sucederá, aunque desconozca que yo mismo estoy fabricando los procesos brujísticos. ¿Por qué?

Porque a veces nuestra mente alberga la maldad para perjudicar a alguien, y confío en que otros llevarán a cabo esa tarea. Dejo de darle vueltas al asunto y permito que la situación siga su curso.

Acaso ¿No resulta curioso que este proceso sea similar a Ho’oponopono, la metafísica o incluso a cuando un cristiano dice ‘lo dejo en manos de Dios, porque solo Él sabe cuándo cobrará’?

Domina la brujería y la envidia

Todos funcionan de manera similar, solo que en la brujería entra en juego la maldad de la persona, en este caso, yo, deseando que le suceda algo negativo a alguien que no me agrada, simplemente porque es mejor que yo. ¿Lo ves? Es mejor.

Habla con elegancia, sonríe de forma encantadora y camina con gracia y gallardía, lo cual me molesta y me desagrada. Aunque mi orgullo no lo admita, es evidente que no me cae bien y por eso deseo su mal, o como se dice comúnmente, le deseo lo peor.

Esto ocurre cuando se envía desde un punto negativo hacia la víctima. Pero, ¿Qué sucede cuando esto alcanza a la persona que está en el punto de mira? Es bastante sencillo: se enfrenta a la pesadez, al peso de la vida, a los problemas y, en muchos casos, incluso a muertes inexplicables.

Recuerdo un incidente similar de cuando era niño: un hombre visitaba a una mujer y, de repente, cayó enfermo y murió de forma espantosa. Su cuerpo se descompuso rápidamente, como si fuera una tela que se deshace al sostenerla, a pesar de que él, un hombre de unos treinta y cuatro años, se rompía igual que un anciano.

Todo el mundo decía que era brujería, y así quedó. Sin embargo, también se comentaba que, al ser conductor de camiones, un día sufrió una herida en el pie que se infectó, causándole la muerte.

Lo incomprensible de algunos casos

Nadie, ni siquiera los médicos, pudo identificar la extraña enfermedad que aquejaba al hombre. Es crucial comprender que su muerte no fue causada directamente por la brujería; más bien, fue el resultado de un brujo que proporcionó a una mujer una poción para que la colocara en sus zapatos.

Esta mezcla fue etiquetada como una poderosa brujería, cuando en realidad consistía en un gusano aplastado y fermentado. El calor generado dentro del zapato propició que los huevecillos de este gusano pasaran por su proceso natural hasta convertirse en gusanos, penetrando finalmente en el pie del hombre.

Esta historia ilustra que la maldad no surge de manera inherente, sino que es generada por la intención maliciosa de alguien. Sin embargo, lo intrigante es que, a menudo, la persona que la ejecuta no es consciente de la verdadera naturaleza de su acción.

Esto revela la existencia de un conocimiento, práctica o técnica para ejercer el sometimiento mágico sobre otra persona, aunque lo único mágico en este proceso es la ignorancia del individuo respecto a su propio poder como brujo.

Desde la perspectiva de aquel que sufre estas prácticas, la falta de información juega un papel crucial. Cuando uno no está al tanto de lo que está sucediendo, simplemente experimenta las consecuencias negativas sin comprender el origen.

El conocimiento es una defensa

Aunque se esfuerce por contrarrestar la influencia negativa, a menudo resulta infructuoso debido a la falta de conocimiento sobre la situación. La clave radica en la conciencia y la comprensión de que algo anormal está ocurriendo.

En mi experiencia personal, he enfrentado situaciones similares en las que han intentado perjudicarme, pero gracias a mi determinación y resistencia, siempre he logrado superarlas sin depender de un brujo.

Hace un año, caminando a poca distancia de mi casa, experimenté mareos repentinos y una sensación abrumadora de malestar. Casi de rodillas, logré llegar arrastrándome a mi casa sin entender la causa de mi mal estado.

En ese momento, me di cuenta de que algo negativo me estaba afectando. Actué de inmediato, tomando dos huevos y realizando un ritual que, en mi caso, resultó efectivo para liberarme de la influencia negativa.

Este episodio ejemplifica la simplicidad con la que se puede contrarrestar el mal, siempre y cuando uno esté consciente de su entorno y pueda identificar la fuente de la negatividad.

Sin miedo no hay brujería

Para aquellos que se encuentren en situaciones similares, les aconsejo mantener la calma, reflexionar sobre lo que está sucediendo y, si es posible, concentrarse para identificar a la persona responsable. En caso contrario, recuerden que el miedo es el vehículo que permite que estas situaciones ocurran.

Este proceso implica que la persona que intenta hacerte daño percibe tu nerviosismo y utiliza cualquier medio para asustarte, sabiendo que reaccionarás con temor, magnificando así cualquier pequeña acción.

Estos miedos no surgen caprichosamente; están arraigados en tu memoria, provocando reacciones automáticas. Por lo tanto, es crucial explorar en tu mundo interior para identificar qué es lo que te genera tanto miedo y atribuyes a la brujería.

Examina tus miedos internos y, de esta manera, podrás discernir quién podría ser la fuente del maleficio. Llámalo mentalmente y visualiza su rostro en tu mente. Al reconocer al culpable, puedes aplicar el Ho’oponopono mediante una frase creada específicamente basada en ese miedo.

Por ejemplo, en mi caso, la frase podría ser: ‘Lo siento, perdóname por lo que hay en mí que me hace temer las acciones de esta persona que me envía energía negativa. Te amo, gracias’. Sin embargo, puedes adaptar la frase según tu situación y experiencia.

La clave es repetir la frase tres veces, luego olvidar que la dijiste y solo recordarla cuando sientas temor relacionado con la presunta brujería. El tema de la brujería es amplio y complejo, pero con este enfoque, espero que puedas comprender cómo funciona y aplicar la técnica de Ho’oponopono de manera efectiva.»

Datos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.