[…] hijos, lleguen a tenerlos. La verdad que en aquellos tiempos era hasta digno de vergüenza que un hombre no pueda hacer que su mujer quede embarazada, algo que en muchas veces caía sobre la […]

Responder