El secreto de la confianza y la creencia en Ho’oponopono

Solo para inteligentes ¡Califica!

El secreto de la confianza y la creencia en Ho’oponopono. Ho’oponopono es una práctica profundamente poderosa que puede transformar tu vida, siempre y cuando le des la oportunidad de trabajar para ti. Sin embargo, esto puede volverse complicado si no permites que suceda. A menudo, la falta de confianza es el obstáculo principal.

Es importante diferenciar entre confianza y expectativas, ya que son dos formas distintas de sentir. La confianza en Ho’oponopono implica practicar la técnica y luego olvidarte de ella, mientras que tener expectativas implica esperar que ocurra un cambio específico, estar pendiente de señales o mensajes que confirmen que la técnica está funcionando.

Cuando confías en Ho’oponopono, simplemente sigues con tu vida, incluso cuando estás enfrentando un problema o una emoción negativa. Con el tiempo, sin que te des cuenta, el problema o la emoción negativa desaparecen.El secreto de la confianza en Ho’oponopono Vivir sin expectativas

Por otro lado, tener expectativas te mantiene inquieto/a, esperando que las cosas cambien, buscando señales en tu entorno y generando una sensación de ansiedad. Este estado de constante vigilancia y expectativa puede obstaculizar el proceso natural de cambio.

La paz interior y la transformación personal a través de Ho’oponopono se fundamentan en la confianza y la entrega, sin la necesidad de esperar o buscar señales externas de cambio.

El secreto de la confianza y la creencia

El camino hacia la relajación y la confianza no es sencillo, por lo que la práctica se vuelve esencial. Un ejemplo personal que ilustra este proceso ocurrió hace muchos años, cuando ya conocía la Metafísica antes de descubrir Ho’oponopono.

En aquel entonces, absorbía toda la información que se presentaba ante mí y aprendía de ella, especialmente durante momentos difíciles. Al principio, no resultaba sencillo mantener la fe, que es similar a tener confianza, aunque algunos expertos argumentan que no son lo mismo.

La clave radica en actuar o expresarse de acuerdo a nuestros deseos, sin dudar ni cuestionar lo que se pide o se hace. Este enfoque puede resultar fundamental para la comprensión del concepto.

Una prueba significativa de este aprendizaje se manifestó en un parque de diversiones durante una salida con amigos. Uno de ellos propuso probar suerte en un juego que consistía en lanzar una pelota de goma, ligeramente más grande que una de golf, hacia un casillero con 16 hendiduras.

La dificultad residía en que la pelota debía entrar suavemente en una de las hendiduras, ya que rebasarla con fuerza provocaba que saliera. A pesar de que todos intentaron sin éxito, una joven que anhelaba ganar un tigre de felpa entre los premios se acercó a mí para que lanzara por ella.

A pesar de las burlas y dudas de los demás, me dispuse a ayudarla. Sin esperar, le pregunté cuál premio deseaba y ella señaló el tigre. El propietario del juego explicó que debía lograr cuatro anotaciones para ganar el premio, formando una línea inclinada con la pelota en las hendiduras.

La confianza obra milagros

La presión era evidente, pero la joven confió en mí para lograrlo. Todos permanecían en silencio mientras yo pensaba en la fe, la confianza o cualquier otra cosa; para mí, era simplemente lanzar y obtener el premio, y eso fue exactamente lo que hice.

Lancé la primera pelota y se quedó en el primer hueco, la chica estaba feliz y mis amigos estaban mudos. Luego lancé la segunda pelota y entró en el siguiente hueco, y así sucesivamente con la tercera y la cuarta.

Todos quedaron en silencio, y yo solo pensaba en recibir el premio. Este incidente no habría tenido mayor importancia si otra chica no me hubiera pedido que lanzara las pelotas para ella.

Nuevamente, las cuatro pelotas entraron en los huecos y ella obtuvo otro premio. Sin embargo, esta vez, el dueño del juego se negó a entregar el premio, argumentando que yo debía tener al diablo de mi lado, ya que nadie había logrado ganar de esa manera antes.

A pesar de sus dudas, finalmente otorgó el premio y me retiré. Las preguntas que me hicieron mis amigos después fueron innumerables, ya que para ellos fue pura suerte, pero en realidad se trataba de la confianza que uno desarrolla cuando cree en sí mismo.

Este episodio es solo un ejemplo de cómo se pueden lograr muchas cosas cuando la mente está libre de miedos. Sin embargo, es importante tener en cuenta ciertas restricciones, como no revelar cómo se logra esto delante de personas que no están preparadas para recibir esta enseñanza.

El enemigo es la duda

Por lo tanto esto desgasta la energía y la confianza en lo que se hace. Es crucial evitar la duda, las burlas o la negación por parte de quienes no están abiertos a esta forma de actuar.

Cuando se practica Ho’oponopono, se experimenta algo similar, pero más enfocado en lo espiritual, aunque también impacta en lo material, siempre que sea para el bien de todos y de uno mismo.

Es crucial recordar que uno no puede cambiar el mundo de los demás, ya que al intentarlo, uno mismo termina cambiando de manera negativa. Al buscar soluciones para la propia vida, es importante confiar en ho oponopono, pero sin esperar resultados con expectativas, ya que esto puede convertirse en una barrera en la vida de uno.

En el viaje de la vida, la confianza y la fe son como las alas que nos permiten volar sobre las turbulencias y desafíos que encontramos en nuestro camino. Cuando confiamos en el poder del universo y tenemos fe en que todo sucede para nuestro mayor bien, abrimos la puerta a los milagros y la transformación.

En la práctica de Ho’oponopono, reconocemos que todo lo que experimentamos en el mundo exterior es un reflejo de nuestro mundo interior. Entendemos que nuestras experiencias están creadas por nuestras percepciones, pensamientos y emociones pasadas y presentes.

Al decir «Lo siento, perdóname por lo que está en mí, que me ha creado …………. te amo, gracias», estamos reconociendo nuestra responsabilidad en la creación de nuestras experiencias y estamos dispuestos a liberar todo lo que no nos sirve para nuestro mayor bien.

El secreto de la confianza y la creencia en Ho’oponopono

Al soltar el peso del resentimiento, la culpa o el miedo, permitimos que la luz de la verdad y el amor fluya a través de nosotros. Confiando en el proceso de Ho’oponopono y teniendo fe en el poder sanador del amor incondicional, podemos abrirnos a la posibilidad de milagros y transformación profunda.

Cada vez que decimos estas palabras con sinceridad y corazón abierto, estamos liberando capas de dolor y limitación que han estado bloqueando nuestro camino hacia la paz y la plenitud. Estamos abriendo la puerta a una nueva realidad, donde la confianza y la fe nos guían hacia nuestro destino más elevado.

La práctica de Ho’oponopono nos recuerda que el verdadero milagro no reside en cambiar las circunstancias externas, sino en transformar nuestra percepción y experiencia interna. Con confianza y fe en el proceso, podemos permitir que los milagros ocurran y vivir con amor, gratitud y plenitud.

¿Qué es tener el corazón abierto?

Es un estado emocional y espiritual en el que una persona se encuentra receptiva, compasiva y amorosa hacia sí misma y hacia los demás. Aquellos que tienen el corazón abierto suelen experimentar emociones como el amor incondicional, la compasión, la empatía y la gratitud de manera natural y sincera.

Cuando alguien tiene el corazón abierto es receptivo. Está dispuesto a recibir amor, apoyo y nuevas experiencias en su vida. No está cerrado a nuevas ideas o perspectivas, sino que está abierto a aprender y crecer.

Corazón abierto es ser compasivo. Siente empatía y compasión por los demás, reconociendo y honrando sus emociones y experiencias. Está dispuesto a ayudar y apoyar a los demás en sus momentos de necesidad.

Cuando se es amoroso irradia amor incondicional hacia sí mismo y hacia los demás. No juzga ni critica, sino que acepta a las personas tal como son y las ama incondicionalmente. Esto es lo que hace que la persona sea mas efectiva.

Se permite ser vulnerable y honesto consigo mismo y con los demás. No tiene miedo de mostrar sus verdaderos sentimientos y emociones, y se muestra tal como es sin máscaras ni pretensiones.

Cultiva una actitud de gratitud hacia la vida, reconociendo y apreciando las bendiciones y las lecciones que cada experiencia trae consigo. Es necesario que sepas cuando agradecer, puesto que a veces no amerita tal cosa, ya que depende de las circunstancias.

En conclusión

La confianza y la creencia en Ho’oponopono es solo hacer, crear o dar el paso que se necesita para que un hecho se confirme con toda su fuerza. Esto es igual cuando un niño muy pequeño, que hace caso sin preguntar por qué, esto se da porque confía ciegamente en la persona que lo hace.

Ahora si preguntas es porque dudas tienes y así nunca se dará lo que necesitas para ti. Esto lo confirmo desde mis conocimientos y experiencias, que hasta en salud, Ho’oponopono me ha sacado de la muerte en 4 ocasiones.

Tener el corazón abierto no significa que uno sea ingenuo o vulnerable a ser herido, sino que implica un estado de apertura y conexión genuina con uno mismo y con el mundo que lo rodea. Es un estado que promueve la felicidad, la plenitud y la conexión con los demás y con el universo en su conjunto.

Datos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.