[…] su padres, desestabilizándolos con el insulto y aun así los castiguen, siguen haciendo lo mismo, porque conocen a los padres. Ahora, así lloren ubíquelos en la cama después del llanto viene la calma y esto es con el […]

Responder