[…] fui empresario, tuve a un gigante cómo competidor y el era tan grande que no le llegaba ni a los zapatos, ¿Creen […]

Responder