PROTECCIÓN CON HOOPONOPONO CONTRA VAMPIROS ENERGÉTICOS

Solo para inteligentes ¡Califica!

Protección con HOOPONOPONO contra vampiros energéticos. Identificar a personas que absorben nuestra energía, consciente o inconscientemente, es clave. Estos son vampiros energéticos, y Hooponopono ofrece herramientas para liberarnos.

Puede estar relacionado con memorias o karma pasado. Limpia con Ho’oponopono: «Lo siento, perdóname por lo que está en mí, atrayendo energía robada, asumo responsabilidad, gracias, te amo».

Mi enfoque es práctico. Ante una situación, aplico: «Lo siento, perdóname por atraer quien roba mi energía, te amo, gracias». Repito 3 veces y olvido. Si persiste, repito. Si identificas al vampiro, ajusta: «Lo siento, perdóname por atraer a (nombre) que roba mi energía, te amo, gracias». Reitera 3 veces y olvida.Protección con HO'OPONOPONO contra vampiros energéticos

Protección con HOOPONOPONO

En ocasiones, nos encontramos con personas que comparten constantemente sus problemas. No se puede percibir el impacto negativo que esto puede tener en quienes los escuchan. Estos individuos no abordan sus dificultades como dramas, sino como parte normal de una conversación, ajena a la gravedad de los temas.

Es esencial comprender cómo funciona este fenómeno, y para ilustrarlo, comparto un ejemplo personal. Hace años, gestionaba un negocio próspero que, desafortunadamente, quebró.

Este incidente, relacionado con memorias no resueltas de mi pasado. Esto ocurrió en una etapa en la que desconocía la existencia de Hooponopono. En ese tiempo, realicé un estudio sobre religiones. En mi área de trabajo, había una mujer que siempre buscaba conversarme sobre su difícil situación: un esposo abusivo y su lucha diaria.

Sin percatarme inicialmente, permitía que compartiera sus penurias como si fueran ajenas. No estaba consciente del impacto hasta que empecé a sentir un malestar progresivo después de cada encuentro.

Lo que comenzó con una persona se multiplicó, generando un efecto perjudicial en mi bienestar emocional. La acumulación de estas interacciones negativas me dejaba mareado y desconcertado.

La energía tóxica

Es fundamental reconocer estos patrones y aprender a protegernos de la energía tóxica que transmiten estas conversaciones. La revelación llegó cuando atendí a un hombre con problemas de autoestima.

Tras esa interacción, caí enfermo por tres días, sin una causa física aparente. Entendí que mi agotamiento provenía de una pérdida de energía. La conexión se hizo evidente al recordar cómo me sentía al pasar cerca de las señoras que compartían constantemente sus preocupaciones.

Investigué y descubrí que esto ocurre al enfrentarse a vampiros energéticos. Son individuos que absorben la energía de otros al hablar o quejarse. Algunos son conscientes de su acción, siendo más peligrosos.

Otros lo hacen inconscientemente, pero igualmente afectan a quienes buscan estar bien al ayudar. La forma de robar energía es mediante chismes, cuentos, tragedias, rumores y hasta lágrimas.

Estos vampiros buscan víctimas, identificables cuando alguien se acerca solo en momentos difíciles. Para protegerte, corta lazos con tacto si es necesario. Abrirte de esas amistades es clave, pero hazlo con consideración para evitar malentendidos o maldiciones, y si ocurren, responde con bendiciones.

Protección con Hooponopono Los vampiros energéticos

La identificación de personas que podrían actuar como «vampiros energéticos» puede resultar crucial para preservar nuestra propia energía y bienestar. Estos individuos suelen manifestarse cuando están enfrentando problemas o crisis. Siempre buscando apoyo emocional, pero a menudo absorben la energía positiva de aquellos a quienes acuden.

Uno de los signos distintivos es la repentina presencia de alguien en tu vida, especialmente cuando están pasando por momentos difíciles. Este cambio en la dinámica relacional puede desencadenar una pérdida de energía y un desequilibrio emocional en tu vida.

En estos casos, es esencial ser consciente de tus propias necesidades y establecer límites saludables. Abrirte de estas amistades puede ser una estrategia para protegerte, pero hacerlo con tacto y empatía es fundamental.

La transición puede generar sentimientos de desplazamiento en la otra persona, y es crucial abordar esto con sensibilidad. La comunicación honesta y respetuosa puede ayudar a explicar tu necesidad de espacio sin herir sentimientos.

Es importante destacar que la noción de «maldiciones» es subjetiva y basada en creencias personales. En lugar de responder con negatividad, optar por enviar bendiciones puede ser una forma de mantener una energía positiva en tus interacciones, incluso cuando decides distanciarte.

En última instancia, la gestión consciente de tus relaciones y la protección de tu energía son pasos fundamentales hacia el bienestar emocional. La autenticidad en la comunicación y el cuidado de tus propias necesidades son herramientas poderosas en el manejo de estas dinámicas interpersonales.

La energía vital según la ciencia

El término «energía vital» generalmente se utiliza en contextos espirituales, filosóficos o de salud alternativa para describir una fuerza o energía que se cree es esencial para la vida. Esta noción se encuentra en diversas tradiciones culturales y filosofías, y su interpretación puede variar según el contexto. Aquí hay algunas interpretaciones comunes:

En sistemas de medicina tradicional como la medicina china o la ayurvédica, se habla de «energía vital» en términos de Qi (chi) o Prana. Estas tradiciones sostienen que esta energía fluye a través del cuerpo y es esencial para mantener la salud y el equilibrio.

En ciertas filosofías espirituales y prácticas como el yoga, la meditación y diversas formas de espiritualidad, la «energía vital» puede referirse a una fuerza que conecta mente, cuerpo y espíritu. Se busca equilibrar esta energía para promover el bienestar.

En algunas corrientes de la medicina alternativa y la curación holística, se utiliza el término «energía vital» para describir la fuerza vital que se cree que fluye en y alrededor del cuerpo. Se buscan prácticas para mejorar y equilibrar esta energía.

Es importante destacar que la noción de «energía vital» está establecida en el sentido en que se utiliza en estas tradiciones. La ciencia aborda la energía de manera diferente, centrándose en procesos bioquímicos y físicos, y no en una «energía vital» indefinida. Con esta interpretación de este término puede variar según las creencias individuales y las tradiciones culturales.

La energía vital en los seres

La noción de una «energía vital» que fluye a través de personas y animales, aunque es común en muchas tradiciones filosóficas y culturales, no tiene una base científica clara y definida en el sentido en que se describe en estos contextos.

Desde una perspectiva científica, la energía en el cuerpo se refiere principalmente a procesos bioquímicos y físicos. Por ejemplo, la energía que permite el funcionamiento del cuerpo humano proviene de la alimentación y se convierte en energía química a través del proceso de metabolismo celular.

Esta es la base sobre la cual la biología y la fisiología describen el flujo de energía en organismos vivos. La noción de «energía vital» en términos de Qi en la medicina china, Prana en la tradición hindú, o términos similares en otras culturas, no ha sido definida o demostrada de manera consistente en el marco de la investigación científica convencional.

Estas interpretaciones son más inherentes a sistemas filosóficos, espirituales y culturales que a explicaciones científicas rigurosas. Es esencial reconocer que, aunque estas ideas pueden tener un valor simbólico o cultural.  Cada persona puede interpretar la idea de «energía vital» de acuerdo con sus creencias y prácticas personales.

¿Se puede recuperar la energía perdida?

Si después de interactuar con lo que se podría llamar «vampiros energéticos» puede ser un desafío, el querer recuperar la energía vital que se ha perdido, pero hay algunas estrategias que podrían ayudar.

El descanso adecuado es fundamental para recuperar la energía perdida. Asegúrate de dormir lo suficiente y de calidad para permitir que tu cuerpo se recupere y recargue. Consumir una dieta equilibrada y nutritiva puede ayudar a reponer la energía perdida.

Asegúrate de incluir alimentos ricos en vitaminas, minerales y nutrientes que apoyen la salud energética, como frutas, verduras, proteínas magras y grasas saludables. Mantenerse hidratado es importante para mantener niveles de energía óptimos.

Beber suficiente agua durante el día puede ayudar a reponer los fluidos perdidos y mantener el cuerpo funcionando correctamente. El ejercicio regular puede ayudar a aumentar los niveles de energía y reducir el estrés.

Incluso una breve caminata o sesión de ejercicio ligero puede ayudar a revitalizar el cuerpo y la mente. La práctica de técnicas de relajación, como la meditación, la respiración profunda, el yoga o el tai chi, puede ayudar a restaurar la energía perdida y promover un estado de calma y equilibrio.

Pasar tiempo al aire libre y conectarse con la naturaleza puede ser revitalizante y energizante. La luz natural y el contacto con la naturaleza pueden ayudar a mejorar el estado de ánimo y aumentar los niveles de energía.

Otras formas de recuperar energía

Participar en actividades que te traigan alegría y satisfacción puede ayudar a recargar tu energía de manera efectiva. Dedica tiempo a hacer cosas que te gusten, ya sea leer, escuchar música, pintar, cocinar o pasar tiempo con seres queridos.

Recuerda que la recuperación de la energía perdida puede llevar tiempo y esfuerzo, pero implementar estas estrategias puede ayudarte a sentirte más revitalizado y recargado. Escucha a tu cuerpo y haz lo que necesites para cuidarte y mantener un equilibrio saludable en tu vida.

Es importante saber que una de las fuentes de buena energía es reírse, que para muchos se les hace difícil reír por la vida que han llevado. Aunque les parezca raro, pero el reír es como cuando no sabes usar una bicicleta, que a cada rato te caes.

Ahora una vez que aprendes a tener el equilibrio adecuado, nadie puede hacer que te caigas, lo mismo pasa con la risa, que una vez que aprendas a reirte de todo, lo harás con lo mínimo.

Hace muchos años, atendiendo a un paciente, ese señor me mandó por tres días a la cama, totalmente agotado. No tenía energías ni para comer, peor levantarme y eso que en ese tiempo era deportista de la natación con una resistencia muy buena y aún así, caí con el peso del plomo.

Datos


Si tienes alguna duda, has tu consulta por medio de un comentario que será respondido inmediatamente



Suscríbete a mi blog


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.