Quién me dijo que practique Hooponopono con fe y confianza

Solo para inteligentes ¡Califica!

Quién me dijo que practique Hooponopono. Mucha gente erróneamente vincula la efectividad de Ho’oponopono con la fe o la confianza, pero este vídeo arrojará luz sobre por qué estas creencias son innecesarias.

Comencemos desentrañando las diferencias entre fe y confianza, y exploraremos por qué, en realidad, la clave está en la acción directa. A través de esta perspectiva, entenderemos por qué la confusión en torno a la fe y la confianza puede obstaculizar el proceso de Hooponopono.

La fe, definida como la creencia en lo que no se ve ni se puede tocar, es comúnmente malinterpretada en el contexto de Hooponopono. Por otro lado, la confianza implica demostrar esperanza firme basada en el conocimiento y la expectativa de que algo sucederá.Quién me dijo que practique Hooponopono.

Quién me dijo que practique Hooponopono

Aunque estas dos pueden parecer similares, señalaremos por qué ambas pueden presentar un problema en la práctica de Hooponopono. El dilema surge cuando las personas no logran canalizar efectivamente ni la fe ni la confianza en el proceso de Hooponopono.

Sin embargo, disminuiremos  el proceso y demostraremos que la verdadera esencia radica en la acción. Este enfoque, diferente de las expectativas de confianza o fe, asegura que Ho’oponopono funcione sin complicaciones.

Ho’oponopono no requiere que confíes ciegamente ni que tengas fe en su éxito. En cambio, es una herramienta práctica para cambiar y resolver problemas. Para aplicar Ho’oponopono con éxito, el primer paso es reconocer y querer solucionar el problema en cuestión.

Este proceso no depende de la fe o la confianza, sino de la acción directa y consciente. Similar a dar los primeros pasos para caminar, donde la imagen mental precede a la acción física, Ho’oponopono requiere que te levantes y des el primer paso hacia la resolución del problema.

Este enfoque sin necesidad de fe ni confianza simplifica el proceso y permite resultados efectivos. El inicio del proceso de Hooponopono no es un acto monumental ni una hazaña memorable destinada a quedar impresa en la historia.

Hooponopono sin fe ni confianza

Al igual que los astronautas que dieron su primer paso en la luna, este acto es simplemente eso, un paso. La historia de la humanidad nos cuenta sobre una huella dejada por el primer hombre en la luna, pero no menciona al fotógrafo anónimo que capturó ese momento crucial.

Esta analogía sirve para ilustrar que, de manera similar, la mente no necesita estar en un estado de fe o confianza para alcanzar sus objetivos. La acción es clave. De la misma manera que los astronautas simplemente dieron un paso en la luna sin preguntarse si tendría éxito, en Hooponopono, es esencial avanzar sin cuestionamientos ni dudas.

A menudo, las personas piensan erróneamente que Hooponopono es complicado. En realidad, es un proceso simple, pero para que funcione, es crucial deshacerse de las nociones preconcebidas adquiridas en otros lugares.

Este acto de «vaciar el vaso» de conocimientos acumulados permite hacer espacio para nuevas ideas, como la práctica efectiva de Hooponopono. En ocasiones, la gente se enfrenta a la dificultad de aceptar y aplicar Hooponopono porque su vaso de conocimientos ya está lleno.

No obstante, al liberarse de lo que no sirve, se abrirá a nuevas posibilidades. Por ahora, es esencial comprender que en Hooponopono, solo es necesario hacerlo, sin hacer preguntas ni dudar.

Sin tener limitaciones

Este proceso es similar a cuando alguien se aventura a hacer algo sin conocimiento previo. La ignorancia de los errores de otros puede ser una ventaja, ya que la persona se lanza sin las limitaciones impuestas por el conocimiento de las dificultades de los demás.

En Hooponopono, hacerlo sin prejuicios y sin saber las dificultades de otros facilita la práctica y maximiza los resultados. Una anécdota personal ilustra el principio fundamental de Ho’oponopono: el poder de actuar sin limitaciones autoimpuestas.

Hace años, compré una máquina manual y, al notar que llevar a cabo ciertas tareas demandaba demasiado tiempo, decidí adaptarla con un motor para hacerla automática. A pesar que un ingeniero me aseguró que el diseño alemán de la máquina estaba destinado a ser manual y que no se podía adaptar un motor. Decidí buscar mi propia solución.Mi falta de conocimiento sobre las supuestas limitaciones permitió que encontrara una respuesta.

Aunque las revoluciones iniciales eran demasiado rápidas, diseñé un juego de poleas que redujo la velocidad y mejoró el rendimiento de la máquina. Este ejemplo demuestra cómo, a veces, la ignorancia de las limitaciones conocidas puede abrir camino a soluciones innovadoras.

Quién me dijo para tener resultados positivos

Ho’oponopono opera de manera similar. Para obtener resultados positivos, es crucial buscar herramientas de cambio, como las frases gatillo o la poderosa oración original. La clave es no limitarse con lo que se cree posible, sino explorar diversas vías para encontrar soluciones efectivas.

La aplicación de Hooponopono se adapta a situaciones específicas. Por ejemplo, el uso de palabras clave en el momento actual puede abordar eventos recientes, mientras que la frase poderosa se enfoca en eliminar actitudes negativas arraigadas en el pasado.

La práctica constante de estas herramientas permite que el estado emocional negativo se disipe gradualmente. La lección es clara: no saber que algo es imposible puede abrir la puerta a soluciones creativas y efectivas.

Al igual que con la máquina adaptada, Hooponopono nos insta a explorar más allá de las limitaciones autoimpuestas y encontrar respuestas simples pero poderosas para transformar nuestra realidad.

Datos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.