[…] vecindad, por lo tanto está primero la vergüenza que, la salud de su hija. No estoy a favor que los adolescentes estén pariendo como conejos por ahí y por allá, pero si estoy a favor de ser comprensivos con […]

Responder