Hay que alejarse de la zona de confort